“Joder, qué putada no haber sido la primera”

N2

La teta, el toro y la Najwa. (by Jong Ki Love)

La cita fue en el Hotel Emperador, en la Gran Vía madrileña. Le tengo un cariño especial a este hotel. En los años 60, una chica andaluza emigró a la capital y empezó a trabajar allí. Recogía la ropa sucia de los clientes, la marcaba, la llevaba a limpiar y cuando estaba planchada, la subía a las habitaciones. La llamaban la ‘niña de los pisos’. Aquella mujer es mi madre. Por si fuera poco, en el departamento comercial está Yolanda Fernández, hija de un compañero –ya fallecido– de Diario16, donde trabajé casi una década. Yolanda es un encanto. Así que el lobby bar del Emperador es perfecto para esto de las entrevistas. Allí quedé con Najwa Nimri, la actriz y cantante que protagoniza la portada de interviú de esta semana. Aprovecho este espacio para desvelar algunas curiosidades del ten con ten que no he podido incluir en la entrevista que está en los quioscos.

Coloco el iPhone junto a ella, con la aplicación para grabar en on. Mira la hora en el teléfono: “las 11 horas y 11 minutos. Gracias espíritus”, dice. Y comenzamos. Najwa confiesa que tenía ganas de desnudarse, que hace mucho tiempo que le estaba dando vueltas. “Cuando lo hizo Alaska y luego vi a Bimba Bosé dije: ‘Joder, qué putada no haber sido la primera’. Yo seguí practicando porque tenía en mente una portada de interviú, y seguir experimentando con el desnudo. A mi alrededor todos me decían que cómo iba a hacer yo un interviú, algunas actrices me insinuaban que había caído muy bajo… y cuando me llamaste, dije ¡guauuu! Es el momento y la única publicación donde  puedo seguir experimentando y tener facilidades. Y además, la sesión que hemos hecho me refleja más a mí, no soy la mala malísima ni la buena buenísima, ni la madre que tal… soy yo”.

Espectacular portada de Najwa Nimri para interviú.

Espectacular portada de Najwa Nimri para interviú.

Nawja reconoce que su paso por el teatro en 2013, interpretando a Antígona, la dejó tocada. Subirse a un escenario a cantar es una cosa, rodar una película es otra y hacer teatro “es durísimo”. “Ahora a los actores les tengo en un pedestal, son como dioses. El teatro es para gente muy preparada, que ama la profesión. Cuando lo pruebas, dices: vale, me callo, no tengo nada que decir”. En esa obra, Najwa aparecía rapada, igual que en su primer papel cinematográfico, Salto al vacío, del director Daniel Calparsoro. Aquella película se estrenó hace 20 años, en 1994, cuando Najwa tenía 22. Con estética skin, la actriz navarra interpretaba a una joven suburbial que se movía entre el trapicheo de drogas y armas. Y es que, parafraseando a la rapera Mala Rodríguez, a Najwa le gusta “estar en la línea que da más miedo”. Ya apuntaba entonces manera de actriz que se pringa.

Imagen de previsualización de YouTube

En esos meses de 2013 que hizo de Antígona estaba rapada y rodeada de gritos, de llantos. Solo libraba los lunes, que era cuando se metía a grabar canciones… de baile. “Quería bailar, llevar el pelo rubio y las uñas largas, rojas y con brillo. No quería dolor, lo del teatro era claustrofóbico y encima no vi al niño en dos meses porque llegaba tardísimo. Así que para desconectar, me puse a grabar canciones y me ponía la peluca rubia”. De ahí ha salido el disco que acaba de estrenar, Rat race (Carrera de ratas). En su portada, una Najwa mojada, desnuda (sin pezones y sin pubis), parece de porcelana. “¿Qué si sigo bailando? Sí pero ya no salgo todos los fines de semana, tampoco voy de cañas y ya no me drogo, así que puedo bailar y sin resaca. Pero cuando salgo a bailar me voy al Fabrik (famosa macrodiscoteca de las afueras de Madrid). Lo que no me gusta es ir a casas a hablar, a beber alcohol y a darle a la pala. Yo no soy así, soy muy tranqui”. [debajo podéis ver el primer videoclip de Rat race, donde aparece una Najwa rara, rara, rara... y caleidoscópica].

Imagen de previsualización de YouTube

Su refugio está en la sierra, a una hora de Madrid, en el campo. Allí recibe a su gente, graba discos, anda por el monte y disfruta con Teo, su hijo de 10 años, al que le van más las canciones de Rihanna o Myles Cyrus que las de su madre. “También es verdad que no cambio Madrid por nada. Me lo ha dado todo, lo bueno y lo malo. El boxeo y el ring lo he tenido siempre aquí. He vivido en Bilbao, Nueva York, Los Ángeles… pero siempre he querido volver”.

Sobre la actualidad y la crisis que sufre este p… país, la cantante –que nunca se ha prodigado en manifestaciones públicas ni en el uso de pancartas– confiesa que no cree en revoluciones, que la revolución está en cada uno y en los de al lado. “Si tu cambias lo notas tú y los de alrededor, y ese cambio se contagia, se transmite. El africano es importante pero lo más importante es que día a día tu vecino lo note, el de la tienda lo note, la tipa que pide en la acera…”. Dice que está al tanto de todo, desde las revelaciones de Edward Snowden (el informático que trabajaba para la Agencia Nacional de Seguridad y que ha desvelado el espionaje masivo a ciudadanos practicado por la Administración Obama) a las teorías conspirativas o los Illuminati. “Me he tragado horas y horas de teorías conspirativas, anticonspirativas, por delante, por detrás, por la izquierda y por la derecha. Y no solo es una inspiración. Te das cuenta que el periodismo real se encuentra ya en manos de otra gente, está en otros canales”. El comic y el cine de ciencia ficción son otras de sus aficiones. “La magia y la imaginación –cuenta– son terriblemente inspiradoras, y luego llega el contagio como única vía de salida”. [El siguiente videoclip es de su primer disco en castellano].

Imagen de previsualización de YouTube

En la última película de Ramón Salazar, 10.000 noches en ninguna parte, Najwa ha hecho su último papel y además ha compuesto la música. Fue preseleccionada para los Premios Goya 2014 como mejor actriz de reparto y mejor banda sonora pero finalmente nominaron para la estatuilla a otra actriz de la película. “Es la historia de un chico al que le han robado la infancia y piensa que, dependiendo de qué decisiones tome en la vida, su vida será una u otra. Es preciosa”.

Yo me quedo con aquella frase que decía su personaje en Abre los ojos –film de Alejandro Amenábar– a Eduardo Noriega antes de meterse una decena de pastillas en la boca, poner el coche a toda velocidad y empotrarlo contra un muro: “Lo que me jode es que no sabes nada de mí. Solo sabes que me llamo Nuria y que follo bien”. Disfruta de tu portada y muchas felicidades por tus 42. Para el final, este Capable en directo. Y al quiosco, que las 14 páginas del reportaje gráfico te dejarán boquiabiert@.

Imagen de previsualización de YouTube
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *