Historia de las nueve aceituneras

María Arriaza Calero

 

Homenaje a María, Rosario, Leonisa, Francisca, Gabina, Victoria, Josefa, Guadalupe… Las aceituneras de San Juan de Aznalfarache asesinadas hace 81 años.

 

De vez en cuando se nos presentan historias del pasado como la de María Arriaza Calero, una de las nueve aceituneras asesinadas en San Juan de Aznalfarache (Sevilla) por los militares sublevados en 1936, que nos llenan de indignación y compasión; y, aunque sean historias pasadas, adquieren en la actualidad la categoría de noticia, de buena noticia. Se acaba de inaugurar en San Juan de Aznalfarache el Paseo de las Nueve Aceituneras, en reconocimiento a aquellas jornaleras y a seis varones del municipio, fusilados en las tapias del cementerio de San Fernando de Sevilla, junto a otros 28 vecinos y vecinas de la provincia, el 24 de octubre de 1936. Peligrosos enemigos todos ellos –albañiles, aceituneras, jornaleros– para honra de sus asesinos.

Ficha de María Arriaza Calero

Ficha de María Arriaza Calero. Fuente: Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache

 

María, de 21 años, andaluza guapa y seguramente presumida, a tenor de los retratos que su familia ha conservado como un tesoro los 81 años que han transcurrido desde que la ejecutaron, ya tiene su calle. Y aunque su cuerpo no ha podido ser recuperado de la fosa común donde la tiraron sus ejecutores, su nombre no se perderá en la desmemoria interesada. Aunque lo intenten.

Mural de azulejos en San Juan de Aznalfarache

Mural de azulejos en homenaje a los vecinos fusilados de San Juan de Aznalfarache que quedó destrozado a las horas de haberlo inaugurado

personas, que después mandó fusilar

Acto en el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), el pasado 24 de octubre, para homenajear a las nueve aceituneras y el resto de vecinos fusilados hace 81 años. 

 

El mural de azulejos artesanales que se inauguró el pasado 24 de octubre, junto con el Paseo de las Nueve Aceituneras, quedó destrozado a las pocas horas. Los delincuentes arrancaron los azulejos. El acto vandálico ha llegado hasta el Congreso de los Diputados en forma de pregunta parlamentaria. El diputado de IU Miguel Ángel Bustamante pregunta al Gobierno si está enterado del ataque y qué actuaciones va a llevar a cabo ante el crecimiento de la actividad fascista, en particular en la provincia de Sevilla. “Se trata de un acto vandálico más contra la memoria democrática que, sin duda, muestra el avance del fascismo en nuestra sociedad y la necesidad de combatirlo desde todos los frentes”, explica Bustamante en su pregunta parlamentaria. Raúl Sánchez, miembro de la Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache, opina que el motivo de la intransigencia y del odio que ha podido mover a los delincuentes puede ser que el cambio en el callejero sanjuanero, porque el Paseo de las Nueve Aceituneras se ha llamado hasta ahora calle del Cardenal Segura. “Creo que es la primera vez en la historia de España que se le quita la calle a un cura para dedicársela a mujeres represaliadas del franquismo”, dice Raúl Sánchez. El cardenal Pedro Segura  mantuvo su diócesis “con la férrea intolerancia de un obispo medieval”, en palabras del cuñadísimo de Franco, Ramón Serrano Suñer.

 

unnamed

 

Dos hermanos de María también fueron fusilados en una `saca´ posterior: Diego, de 18 años, y José, de 21. El matrimonio formado por Guadalupe Sánchez López y su marido Antonio Anillo Marín también fue asesinado. Su único hijo, que entonces tenía 10 años, se quedó solo en el mundo. Raúl Sánchez ha hablado con aquel huérfano, Manuel Anillo, y me cuenta que recuerda que sus vecinos le facilitaban comida que él llevaba a sus padres al barco Cabo Carvoeiro, que sirvió de prisión, dado que el resto de cárceles y de edificios oficiales se saturaron pronto por el ingente número de apresados. Manuel Anillo guarda la imagen nítida de su madre pidiéndole que fuera bueno. La mayoría de las nueve aceituneras, afiliadas al sindicato UGT, eran jóvenes, solteras y sin hijos, pero tres de ellas sumaban 9 criaturas a su cargo.

Los hermanos Arriaza Calero

Los hermanos Arriaza Calero. Fotografía del Archivo de la Familia, facilitada por la Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache.

El responsable de tanta brutalidad fue Manuel Díaz Criado, el militar que dirigió la represión en Andalucía y Extremadura los primeros meses tras la sublevación, mano derecha del general Queipo de Llano. En los documentos que la Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache ha podido conseguir, aparece la rúbrica de Díaz Criado como el responsable de la saca que acabó con la vida de María y el resto de aceituneras.

unnamed-1

Orden del teniente coronel Díaz Criado para que el director de la cárcel de Sevilla le entregue a una serie de personas, que después mandó fusilar. Fuente: Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache.
Lista de prisioneros que mandó sacar de la cárcel Manuel Díaz Criado para ejecutar

Lista de prisioneros que mandó sacar de la cárcel Manuel Díaz Criado para ejecutar. Fuente: Plataforma Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache.

En el cementerio sevillano de San Fernando aguardan más de 4.500 asesinados su recuperación y su dignificación. Mientras, logros como el Paseo de las Nueve Aceituneras, por parte de la Plataforma de Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache, van sentando la base de la reparación. Enhorabuena.

Nombres de las aceituneras y los varones de San Juan de Aznalfarache asesinados el 24 de octubre de 1936

Nombres de las aceituneras y los varones de San Juan de Aznalfarache asesinados el 24 de octubre de 1936.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 1 comentario

El centro de referencia para mujeres maltratadas

El Centro de Atención, Recuperación y Reinserción de Mujeres Maltratadas (CARRMM), dependiente de la Federación Nacional de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, fue visitado el pasado 22 de septiembre por una veintena de periodistas europeas, dentro de unas jornadas del Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE).  Y allí me colé, invitada por la anfitriona, Ana María Pérez del Campo, referente del feminismo español y de la lucha contra el terrorismo machista.

 

Ana María Pérez del Campo, en el patio del CARRMM

Ana María Pérez del Campo, en el patio del CARRMM

 

Hacía justo 20 años que había pisado por primera vez el centro. Era entonces una joven periodista, con muchas ganas de aprender. Y vaya si aprendí con Ana María aquella mañana de 1997. Eran años de plomo en cuanto a la incomprensión y rechazo a las mujeres víctimas del maltrato machista. Se podía escuchar en la calle, en la universidad, en cualquier lugar aquello de : “A esa le debe ir la marcha, porque si no no se entiende que siga con el marido, que la pega”. O aquello otro de : “Es un asunto de ellos, lo que pase de puertas para adentro pertenece a la pareja. No nos podemos meter”. Ambas salvajadas siguen escuchándose hoy, pero por lo menos, ahora, dos décadas después, hay una concienciación social cada día más sólida. Aunque el problema sigue siendo que, por lo general, ni jueces, ni fiscales, ni Policía saben lo que es realmente la violencia de género. Salvo honrosas excepciones, es así. “La violencia de género es una ideología que se transmite de generación en generación”, dice Ana María. Imagínense lo titánico que supone intentar erradicar esa herencia criminal.

Durante la visita de la prensa europea, el 22 de septiembre pasado

Durante la visita de la prensa europea, el 22 de septiembre pasado

El CARRMM abrió sus puertas en 1991 y es único en España por su concepto de recuperación integral de la mujer maltratada y de sus hijos. “No es un refugio”, insistía Pérez del Campo ante las periodistas europeas. Yo las veía asombradas ante las intervenciones de Ana María. Es un espectáculo escucharla, es una extraordinaria oradora.

Las periodistas preguntaron por qué no existían más centros en España como este. “Tendría que haber uno en cada comunidad autónoma. No solo es cuestión de dinero. Falta mucha preparación en la clase política sobre las necesidades de las mujeres maltratadas. Necesitamos la colaboración de gobiernos que sepan plenamente lo que es la violencia de género”, dijo la fundadora del CARRMM. “Las casas de acogida son un recurso paliativo, un apoyo de emergencia, lo primero es que las mujeres salven la vida. Pero si se van a la calle sin haberse sometido a una reinserción profunda, lo más probable es que vuelvan con el maltratador, o acaben con otro hombre maltratador. Deben superar la dependencia y identificar las conductas que inciden en el maltrato”. Gran lección de Ana María Pérez del Campo.

En la cocina del CARRMM

En la cocina del CARRMM

La guardería del centro

La guardería del centro

El edificio tiene 3.000 metros cuadros y capacidad para que residan 28 mujeres con sus hijos. Hay biblioteca, sala informática, guardería, y una sala muy especial, la sala de valientes, donde las mujeres residentes reciben terapia. Son 23 las personas que conforman el equipo del CARRMM. Hay una diferencia fundamental con otros centros que conozco: aquí las mujeres residentes solo trabajan en su recuperación, no tienen que cocinar, por ejemplo. Algunos pretendidos centros de ayuda a las mujeres maltratadas son tan desastrosos que no solo no ayudan, sino que hunden más a estas mujeres. Recuerdo uno en especial donde las residentes se pasaban el día cocinando, limpiando y fregando para toda una comunidad religiosa que iba a comer allí, a costa del Banco de Alimentos de la CAM. 

 

Sala de terapia

Sala de terapia

Me gustó mucho que Pérez del Campo explicara que el centro atiende a mujeres de todos los niveles culturales y sociales,  porque el maltrato machista afecta a las mujeres por ser mujeres y no por el dinero que tengan en el banco. “Hemos atendido a maestras, periodistas, mujeres inmigrantes sin ninguna titulación”, explicó Ana María.

 

Foto de grupo con las periodistas europeas,  las responsables del Instituto Europeo de igualdad de Género y trabajadoras del CARRMM.

Foto de grupo con las periodistas europeas, las responsables del Instituto Europeo de igualdad de Género y trabajadoras del CARRMM.

El Instituto Europeo de Igualdad de Género (EIGE), con sede en Vilna (Lituania), es una agencia de la Unión Europea, que realiza informes y análisis sobre la igualdad de género en los países europeos; también lucha, mediante la puesta en marcha de campañas, contra la violencia de género. No es la primera vez que una institución extranjera visita el centro para mujeres maltratadas de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas. Han estado desde las ministras de Igualdad de Portugal, Austria, Francia  y Chile, hasta representantes del Parlamento Británico. Es el ejemplo de un trabajo impecable para ayudar a las mujeres maltratadas y también para transformar la sociedad.

Con Ana María Pérez del Campo y con Elisa de la Torre, activista contra la violencia machista

Con Ana María Pérez del Campo y con Elisa de la Torre, activista contra la violencia machista

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

12 S, las madres salen a la calle

“Le puede pasar a cualquiera”, clamaba, frente al Ministerio de Justicia, una mujer con el altavoz en ristre. Y es verdad. Cualquier madre que se empeñe en proteger a sus hijos de un padre maltratador, como ha hecho Juana Rivas y tantísimas otras, corre el riesgo de perder la batalla legal por la custodia de sus pequeños. La Ley no está del lado de las madres protectoras. Solo el 3 por ciento de los jueces suspenden las visitas a los padres condenados por malos tratos.

A Soledad no le ha tocado ninguno de esos jueces. Mujer luchadora, a la que conozco bien, ha sido maltratada física y psíquicamente por un hombre, el padre de su hija. Este sujeto ha sido condenado por maltrato, pero sigue disfrutando de periodos de visitas con la niña. Este sujeto, que fue capaz de degollar al perro de Soledad y de agredirle a ella hasta desfigurarle el rostro, tiene derecho a su paternidad, dicen los jueces. “Una cosa no quita la otra”, deben pensar los prebostes del Estado de Derecho. Ayer, en Madrid, frente al Gabinete del ministro Rafael Catalá, un nutrido grupo de madres, como Soledad, dijeron al unísono y en voz alta que sí, que una cosa anula la otra. No se puede ser padre cuando se machaca a la madre, porque eso implica machacar también a los hijos e hijas.

IMG_7561

Un grupo de afectadas por la retirada de sus hijos en la manifestación en Madrid el 12 de septiembre. Foto: A.M.P.

Un grupo de afectadas por la retirada de sus hijos en la manifestación en Madrid el 12 de septiembre.

Una madre afectada, en la manifestación de Madrid

Una madre afectada, en la manifestación de Madrid

 

 

Con el lema `Proteger a nuestros hijos no es delito´, tuvo lugar ayer, 12 de septiembre, una manifestación que inaugura el Movimiento Internacional 12 S por el Derecho de las Madres a Proteger a sus Hijos. Es el primero de una serie de actos previstos por el colectivo para, entre otras cosas, exigir cambios en la Ley Integral de Violencia de Género y  “evitar que se retire de forma injusta a mujeres maltratadas la custodia de sus hijos”, como explicó Judith Martínez, presidenta de Simicat (Stop Impunidad Maltrato Infantil), una plataforma que ayuda a menores maltratados y a familias víctimas de expedientes de desamparo por parte de los Servicios Sociales. La iniciativa partió de Simicat, del colectivo Doble Victimización y de la escritora y divulgadora Consuelo García del Cid.

Consuelo, más que una activista, lleva años denunciando en sus libros los abusos de los Servicios Menores respecto a los desamparos de menores y la retirada de los hijos. Es ya un referente en esta materia. Lo explicaba ayer así:

“Antes, en la dictadura, les arrebataban a las madres solteras sus criaturas. Ya lo sabemos. Era por ideología y por negocio. Lo mismo pasa ahora. Nunca dejaron de robar niños a través de los Servicios Sociales. Ya en democracia, el robo siguió. Esos niños arrancados de sus hogares, mediante expedientes de desamparo arbitrarios, como se ha demostrado, son internados en centros, a los que las comunidades autónomas pagan entre 4.000 y 6.000 euros por niños al mes”.

Colectivos de 15 países, como Perú, Italia, Brasil, Ecuador, Portugal, Argentina, Francia, Estados Unidos, Bélgica y México, protagonizaron también ayer sus propias concentraciones para protestar por la retirada de los hijos sin motivos fundamentados y por el trato de la Justicia a las madres separadas y divorciadas. ”No existe apenas diferencia entre unos y otros países en relación a los abusos de los Servicios Sociales”, cuenta Consuelo García del Cid.

Captura de pantalla 2017-09-12 a las 16.40.41

Las manifestantes solicitaron la suspensión del régimen de visitas  “ante el mínimo indicio de malos tratos” por parte del progenitor; así como el final de la imposición por parte de los jueces de Familia de las custodias compartidas. “La sociedad desconoce que desde hace años se están retirando miles de niños y niñas a sus madres y son entregados a padres maltratadores, para favorecer lo que han llamado la revinculación de los niños con esos padres. Es decir, se castiga a la mujer por denunciar maltrato o abusos hacia sus hijos. En vez de ayudarlas, a las madres se les impone un duro castigo: o la custodia compartida o directamente les quitan a sus hijos mediante desamparos, usando informes psicosociales manipulados. Esto es una doble victimización de las mujeres”, explica Judith Martínez.

Hasta Madrid se desplazó la diputada balear del Grupo Mixto Xelo Huertas para apoyar al recién nacido movimiento. Huertas conoce muy bien la problemática. El pasado mes de marzo pidió en el Parlamento de Baleares una auditoría de los últimos diez años de los expedientes de desamparo de menores. Su Proposición no de Ley cayó en saco rato, de momento. “Voy a esperar a ver si el presidente del parlamento la lleva por fin al Pleno para debatir, pero no voy a esperar mucho más. Quizá tenga que tomar acciones porque lo que está claro es que no quieren abrir ese cajón, no quieren transparencia”, me explicó ayer Xelo. “¿Si esos expedientes son correctos, por qué se niegan desde el gobierno balear a hacer una auditoría?”, se pregunta esta diputada.  Xelo Huertas se interesó por los casos de familias afectadas por la retirada de sus hijos por los Servicios Sociales a raíz de recibir a numerosas mujeres que le pedían ayuda, mientras fue la presidenta del parlamento balear.

Judith Martínez, presidenta de SIMICAT, junto a Consuelo García del Cid, exigió la suspensión del régimen de visitas ante el mínimo indicio de malos tratos
Judith Martínez (con el altavoz), presidenta de SIMICAT, exigió la suspensión del régimen de visitas ante el mínimo indicio de malos tratos. En la foto, junto con Consuelo García del Cid (con gafas de sol), Paloma Pérez Calleja y Pedro Caraballo, ambos de la Plataforma Camino de la Justicia, que lucha por solucionar los casos de niños robados.
Concentración en Arequipa (Perú), ayer, 12 de septiembre

Concentración en Arequipa (Perú), ayer, 12 de septiembre

Consuelo García del Cid (derecha) y la diputada balear Xelo Huertas, frente al Ministerio de Justicia

Consuelo García del Cid (izquierda) y la diputada balear Xelo Huertas, frente al Ministerio de Justicia

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Motivos personales para reunirse con un dictador

Más que lacónica, la respuesta que el Gobierno proporcionó ayer al senador Carles Mulet, de Compromís, es insultante. Puede sonar muy duro el adjetivo, pero créanme, se ajusta a la realidad. Quizá recuerden el escándalo suscitado hace un par de meses por la entrevista mantenida entre el dictador sirio Bachar Al Asad y el senador del PP Pedro Agramunt, histórico de la poltrona política, que acusó a los medios de comunicación y a la oposición de haber contribuido al fallecimiento de Rita Barberá, por tanta crítica y petición de dimisión.

Pedro Agramunt, en el Consejo de Europa. Foto: PACE

Pedro Agramunt, en el Consejo de Europa. Foto: PACE

Pues bien, el valenciano Agramunt, que además de senador del PP desde 1993, preside la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE, en sus siglas en inglés), se vio en la capital siria con el genocida Al Asad el 20 de marzo pasado. Quince días después de la misteriosa reunión, el régimen de Damasco perpetraba un terrible ataque con armas químicas contra la población civil. Murieron 70 personas, entre ellas, numerosos niños.

No iba solo Agramunt. Le acompañó el diputado del PDeCat Jordi Xuclá, portavoz de los Liberales en la PACE, y el también liberal belga Alain Destexhe. Viajaron en un avión militar ruso, acompañados por numerosos representantes de la Duma (parlamento). El político ruso Leonid Slutsky, amigo desde hace años del senador Agramunt, condujo a los tres europeos ante el dictador sirio, con quien se entrevistaron durante tres horas.

En el círculo grande, el político ruso Leonid Slutsky, detrás Agramunt, y más alejado, Xuclá, a su llegada a Damasco el 20 de marzo pasado. Foto: Facebook

En el círculo grande, el político ruso Leonid Slutsky, detrás Agramunt, y más alejado, Xuclá, a su llegada a Damasco el 20 de marzo pasado. Foto: Facebook

 ¿A santo de qué se reunían dos españoles con uno de los responsables de la guerra de Siria? ¿Lo hacían como miembros del Consejo de Europa? Para nada; la PACE desmintió una misión diplomática. ¿Iban entonces como representantes de la soberanía nacional española? A Agramunt, ante la tormenta política que se desencadenó, no se le ocurrió otra cosa que decir que se había reunido con Al Asad como representante del Senado español. Los senadores no daban crédito. Pidieron explicaciones y la Mesa del Senado negó tener conocimiento de aquel viaje, dejando a Agramunt en una incómoda situación. Pero no se alarmen, ni Agramunt ha dimitido ni el Senado le ha abierto un expediente. Ya saben, aquello de la impunidad patria.

El senador valenciano del PP Pedro Agramunt es el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Foto: PACE

El senador valenciano del PP Pedro Agramunt es el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Foto: PACE

El pasado 10 de mayo, Pedro Agramunt por fin parecía que iba a dar explicaciones, o, al menos, justificaciones sobre su embuste. Se reunió con el portavoz del Grupo Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, para explicarle qué pintaba en Siria. No se sabe qué le dijo a su colega, pero lo único que ha trascendido es que Agramunt califica ahora su cita en Damasco como “un viaje particular”, “una visita personal”. ¿Turismo o negocios? A poco más se puede deber un viaje particular. Es una cuestión sumamente grave, que me temo que pasará al olvido en breve, sin que haya ningún tipo de reproche ni de sanción para la irresponsable actuación de un senador de España.

Por si esto fuera poco, en la PACE ya no se fían de Agramunt, su presidente. No solo por el descabellado encuentro con Al Asad, sino por las relaciones peligrosas del valenciano en tierras arzebaiyanas. Arzebaiyán, país rico en petróleo y gas, es el punto débil de Pedro Agramunt. Un país en el que no se respetan los derechos humanos, en el que hay presos políticos: periodistas, disidentes políticos y activistas de los derechos humanos en la cárcel; un país que regala una lata de caviar en el aeropuerto a los políticos extranjeros que llegan hasta el país caucásico para vigilar las elecciones o tratar sobre su evolución democrática. La culpa también es de quien acepta la lata de caviar. Para empezar, el caviar, luego llegan otros regalos, como joyas, vacaciones pagadas y móviles de lujo.

Lo asevera la consultora European Stability Iniciative (ESI), que ha publicado dos informes sobre la política de influencia que desarrolla el gobierno de Aliyev, tildado de dictadura, en instituciones como el Consejo de Europa, del que es miembro. Pedro Agramunt ha sido desde hace años observador de la PACE para Arzabaiyán. Nunca ha cuestionado la carencia de libertades, según ESI. Es el miembro del Consejo de Europa que más veces ha viajado a Bakú y en contadas ocasiones se ha reunido con los opositores. Su balance siempre ha sido positivo en el sentido de que el país caucásico mejora su calidad democrática, según ESI, que lleva tiempo pidiendo la dimisión de Agramunt como presidente de PACE.

El escándalo saltó hace unos meses, cuando la justicia italiana procesó al diputado democristiano Luca Volontè por haber recibido 2,3 millones de euros de Azerbaiyán a cambio de informes favorables en la PACE. En el transcurso de la investigación,  la policía obtuvo correos electrónicos donde se menciona a Agramunt como parte de la trama para suavizar o blanquear la imagen del régimen de Aliyev. La propia Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha abierto una investigación en su seno para dirimir responsabilidades respecto a aquellos de sus miembros que hayan podido recibir prebendas de Azerbaiyán a cambio de juicios favorables; esto es lo que ESI ha bautizado como `la diplomacia del caviar´.

En este sentido, Carles Mulet, senador de Compromís (en el Grupo Mixto del Senado) registró varias preguntas al Gobierno. La última fue respondida ayer mismo. Y a ella me refería al principio como un insulto. Juzguen.

Pregunta. Después de explicar al Gobierno en qué consiste `la diplomacia del caviar´  y la investigación en curso que afecta a Agramunt, Mulet afirmaba:  “Nos preocupa que de nuevo un político de procedencia valenciana y votado por los valencianos y valencianas pueda tener un papel turbio en el cargo que ocupa a nivel europeo, puesto que si se esconde que un país atenta contra los derechos humanos, nos preocupa que este país (Azerbaiyán) pueda tener tratos preferentes o esquive las exigencias en materia de derechos humanos (…) ¿Qué medidas va a adoptar o piensa adoptar el Gobierno al respecto, dentro de sus competencias?”

Respuesta. ”España seguirá jugando un papel activo en el ámbito de la Unión Europea y de los diferentes organismos europeos así como en los países de la Vecindad Oriental, incluido Azerbaiyán. En el marco de esta Política Exterior, la diplomacia seguirá desempeñando un papel muy relevante, como ha sido el caso hasta la fecha”.

¿Es o no es un insulto?

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

`Te busco. Te estamos buscando´

Los periodistas buscamos rostros y nombres con los que ilustrar los dramas. Ponerle cara al dolor es una máxima del periodismo; no por morbo o por amarillismo, sino por nuestro afán en buscar la verdad. La campaña `Te busco. Te estamos buscando´ presentada ayer por la asociación SOS Bebés Robados Catalunya, también persigue la verdad, que no es otra que encontrar a los niños robados. Los rostros que muestran para encarnar su drama son los suyos propios, afectados por el infecto negocio que algunos médicos, monjas, curas, funcionarios llevaron a cabo en el pasado reciente de España.

Concentración de SOS Bebés Robados Catalunya en Barcelona

Concentración de SOS Bebés Robados Catalunya en Barcelona

La campaña es innovadora, impactante, va directamente al corazón del espectador. Consiste en microcortos donde los afectados, sin ningún tipo de decorado ni música, hablan a su ser querido. Está dirigida, ante todo, a las personas adoptadas o inscritas falsamente como hijos biológicos de familias que no son la suya. “Los vídeos dan cuenta de la búsqueda de nuestros familiares, del dolor por la pérdida y el engaño, y por la falta de apoyo del Estado Español que ha hecho todo para que estos crímenes queden impunes. Exigimos Justicia, Memoria y Reparación. Les hablamos directamente a nuestros niños, les decimos que les estamos buscando. Estamos ahí, esperando a que ellos den el paso; a que se reconozcan en nosotros”, dice Adelina Ruiz, presidenta de SOS Bebés Robados Catalunya.

La campaña nace tras la experiencia de los miembros de la asociación con los talleres en Comunicación Resiliente impartidos por la argentina Carolina Escudero, experta en psicología social y en Resiliencia, esa rotunda palabra que en psicología mide la capacidad de las personas para sobreponerse a las situaciones dolorosas.

“Mi primer contacto con el drama de los bebés robados fue hace dos años, paseando por la plaza de San Jaume, de Barcelona. Vi a un grupo de mujeres, con sus pancartas. Las vi tan solas. Me acerqué a ellas y me explicaron lo que sufrían. Decidí ayudarlas”, me cuenta Carolina Escudero.

Sesión de trabajo grupal , en Barcelona

Sesión de trabajo grupal, en Barcelona

Explica Carolina que durante un año ha hecho un trabajo grupal con los afectados. “El objetivo era que ellos vieran al grupo como una herramienta de resistencia. Al principio, el dolor estaba presente, cuando relataban los hechos traumáticos de aquel día en el que su bebé fue robado; eso fue muy duro. Pero al final, han sido capaces de contar su historia, reconociendo el dolor, a través de un relato sosegado y coherente. Nuestro lema es: “El grupo se junta, se abraza y sale a hablar”.

Carolina Escudero considera que el trabajo realizado con las víctimas del robo de bebés en Barcelona puede ser útil para el colectivo en general. “Es una manera de encauzar el dolor hacia un planteamiento nuevo, positivo”.  Sus talleres están basados en la comunicación resiliente, el empoderamiento y la filosofía Ubuntu, que significa “Soy porque nosotros somos”,

Nuestro lema es: “El grupo se junta, se abraza y sale a hablar”

 

A la campaña se han sumado las asociaciones SOS Bebés Robados del País VascoSOS Bebés Robados de Navarra,  Todos los niños robados son también mis niños, de Madrid, y Alumbra, de Andalucía; todas ellas perteneciente a la Coordinadora x24. Apelamos a los medios de comunicación para que colaboren, emitiendo los vídeos en sus webs y en sus espacios. Para nosotros es muy importante la ayuda de los medios“, dice Adelina Ruiz.

La presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo de Argentina, Estela de Carlotto, ha brindado su apoyo expreso a la campaña, presentada ayer en el Colegio de Periodistas de Barcelona. “Su colectivo conoce bien lo que significa la sustracción de bebés”, dice Adelina Ruiz. La asociación argentina estima que hubo unos 500 hijos de desaparecidos durante la dictadura en el país sudamericano que fueron apropiados ilegalmente, sin derecho a la identidad. “Las Abuelas de Plaza de Mayo realizan una búsqueda inclaudicable de sus nietos, hoy convertidos en adultos, y al día de la fecha han logrado identificar a 122 de esos familiares”, afirma la presidenta de SOS Bebés Robados de Catalunya.

Adelina Ruiz tiene 58 años y busca a sus hijas gemelas nacidas el 11 de diciembre de 1980 en la Maternidad de Barcelona. “Mi caso es uno de los miles que hay en toda la geografía de este país, todos aberrantes. Los gobiernos que hemos tenido y tenemos, no están haciendo lo que debieran para esclarecer tanto dolor que tenemos los familiares que buscamos a nuestros niños y a esos niños, ya convertidos en adultos, por saber la verdad de su identidad. En este país, se intenta tapar toda esta historia oscura. No quieren remover la memoria y se intentan acallar nuestras voces”, dice Adelina Ruiz.

Carmen Carrasco, de SOS Bebés Robados Catalunya

Carmen Carrasco, de SOS Bebés Robados Catalunya

A continuación, algunos de los testimonios de los portavoces de las asociaciones adheridas a la campaña `Te busco. Te estamos buscando´.

“Mi nombre es María Bueno, presidenta de la Federación Coordinadora X24 y soy víctima por el robo de mi bebé el día de su nacimiento en la Nochebuena del año 1981. Mi hija tiene nombre, María. Existió y existe para mí. Supuestamente nació muerta en el Hospital Municipal de La Línea de la Concepción (Cádiz). No pude abrazarla, ni acunarla, no pude ver su carita, no sé cómo es o era, no pude despedirme de ella, me la arrebataron sin más. Pero María existe y hasta que no aparezcan sus restos, hasta que no me digan que mi hija está enterrada bajo el trozo de tierra que sea, ella vivirá en mí. Denuncio la impunidad de la que han gozado y gozan los autores de delitos calificados en la normativa internacional como crímenes contra la humanidad y la situación de desamparo en la que nos encontramos las víctimas por las desapariciones forzosas de nuestros hijos”.

Soledad Luque Delgado es presidenta de la Asociación “Todos los niños robados son también mis niños”. Soledad y su familia llevan años buscando a su hermano mellizo, Francisco, desaparecido de la incubadora en la Maternidad de O´Donnell de Madrid, en el año 1965.

“A día de hoy no se está produciendo una investigación exhaustiva y eficaz de las denuncias. Se archivan en un porcentaje escandaloso. De miles de casos, tan solo hay un encausado por la justicia española a la espera de juicio oral (Eduardo Vela). Las autoridades españolas tampoco cumplen con las recomendaciones que llegan de Naciones Unidas sobre desaparición forzada ni considera el robo de niños como un delito contra la humanidad. El gobierno español no colabora con la justicia argentina  al impedir que el ginecólogo Abelardo García Balaguer declare por petición de la jueza Servini, es decir, ni investiga ni deja investigar”.

Cristobalina Moral Burgos, presidenta de SOS Bebés Robados Navarra, de 42 años:

”Busco a mi hermano mellizo nacido el 8 de diciembre de 1974 en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona. Empezamos la búsqueda en 2011. Nos sentimos defraudados con el Estado Español porque no se nos reconoce como víctimas y atenta contra los derechos de las personas”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El cuidador de huesos. Reflexiones para la memoria histórica

Santiago Carcas Cuartero, zaragozano de 55 años, es de esas personas que impresionan a primera vista: recio, de blanca cabellera, conversación pausada y marcado acento aragonés; de esas personas que parecen francas desde el principio, que no hablan de lo que ignoran y que brindan una solución para los desastres. Lo suyo es la memoria histórica y una de sus máximas es que las exhumaciones de las víctimas de la represión franquista (las pocas que se siguen haciendo en España) se hagan bien, en condiciones óptimas, con el objetivo único de devolver a las familias los restos de sus fusilados. Es decir, debe primar la identificación, si no no merece la pena exhumar, salvo muy contadas excepciones.

Santiago Carcas

Santiago Carcas

087

ARDF DESAPARECIDOS

ARDF DESAPARECIDOS

Dice Santiago Carcas, presidente de la Asociación por la Recuperación de los Desaparecidos en el Franquismo (ARDF), que muchas veces los trabajos de recuperación de los restos se hacen rematadamente mal, algo que no trasciende, por lo general, a la opinión pública ni siquiera a los familiares de los fusilados.

Al hablar de los desastres de las exhumaciones, no puedo dejar pasar la oportunidad para referirme una vez más a la chapuza de las exhumaciones masivas llevadas a cabo en el cementerio de San Rafael de Málaga, entre 2006 y 2009, un asunto feo y doloroso para miles de familias que no se pudieron llevar a los suyos para enterrarlos en condiciones porque nunca se llegaron a identificar los restos. Con el apoyo de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga y la Universidad de Málaga, se sacaron de las fosas del cementerio los restos de casi 3.000 represaliados de los cerca de 5.000 que constan inhumados en fosas comunes en el camposanto malagueño. Esos restos fueron depositados en una gran urna, sobre la que se erigió una pirámide a modo de monumento. Según iban sacando los huesos, los fueron acumulando en casetas sin ventilación; muchos quedaron al aire libre, a merced de la lluvia y de los perros. Lo han denunciado personas que estuvieron allí, familiares y voluntarios en los trabajos de exhumación.

 Santiago Carcas y José Antonio Labordeta en Teruel, poco antes del fallecimiento del político y cantautor


Santiago Carcas y José Antonio Labordeta en Teruel, poco antes del fallecimiento del político y cantautor

 

 

Pero volvamos a Santiago Carcas y a su asociación, creada en 2010, y con sede en Castellón, A Coruña y Zaragoza. La ARDF DESAPARECIDOS ha publicado el primer manual con directrices para proceder con garantías en las exhumaciones de restos de fusilados. “Me preparé a conciencia para mejorar el trato que se le daba a los restos mortales de las víctimas del franquismo, que todavía siguen siendo tratados como huesos, sin dignidad. La técnica científica de la que se presume deja mucho que desear. Ver en directo las exhumaciones es para las víctimas del franquismo vivas algo importantísimo, pero ellos desconocen las consecuencias que tiene el que envuelvan a sus familiares con papel de periódico y en plásticos; eso es algo que perjudica por entero el hallazgo de ADN viable para la identificación, que queda contaminado”, me cuenta el presidente de ARDF.

Ángela Piñeiro, secretaria general de ARDF DESAPARECIDOS, en una exhumación

Ángela Piñeiro, secretaria general de ARDF DESAPARECIDOS, en una exhumación

Cuando en 2015 se intentó localizar los restos de Miguel de Cervantes en la Iglesia de las Trinitarias de Madrid, Santiago me hizo una confesión: “Me muero de envidia. Cómo me gustaría que para intervenir en fosas comunes se siguiera el mismo protocolo”. Este experto tiene claro que las cosas se pueden hacer mejor. “No puede haber muertos de primera y muertos de segunda categoría. Para la localización de algunos ilustres españoles, como Cervantes –y a sabiendas de que no se sabía dónde se hallaba–, se usaron todas las protecciones posibles, como no puede ser de otra manera: guantes quirúrgicos, mascarillas, etc. Sin embargo, para las víctimas del franquismo no importa en qué condiciones se extraen los restos, incluso se dejan a la intemperie antes de extraer muestras para las analíticas de ADN”.

El dilema es este: ¿Es preferible exhumar a los fusilados pese a no identificarlos después con tal de sacarlos de las vergonzosas fosas franquistas? Los miembros de ARDF DESAPARECIDOS tienen claro que no, que el objetivo de la exhumación debe ser siempre intentar identificar a quién pertenecen esos restos y devolverlos a los familiares. “Ese es el espíritu de la Memoria Histórica, el de la reposición ­–dice Carcas –. Se ha desvirtuado ese espíritu. Existen algunas asociaciones que exhuman a troche y moche, ofertando cursillos que pagan los voluntarios, recibiendo subvenciones europeas. Son una especie de cazadores de huesos, que no respetan la dignidad de las restos. Estas entidades han llegado a publicar incluso fotos donde se detecta la mala praxis. Eso nos avergüenza y entristece a los que nos dedicamos en serio a esto, a los que llevamos buena parte de nuestra vida luchando por la reparación”.

¿Es preferible exhumar a los fusilados pese a no identificarlos después con tal de sacarlos de las vergonzosas fosas franquistas?

En 1987 fue abierta la fosa común del cementerio del pueblo zaragozano de Mallén, donde se hallaban tres hermanos de la familia Pérez Matute. Dos años después, en otra exhumación en Pedrola, una localidad cercana, apareció Emilia, hermana de los anteriores. La familia estaba casi al completo. Todos ellos eran hermanos de la abuela de Santiago Carcas, Felisa, esposa del alcalde socialista de Boquiñeni (Zaragoza). “Es una historia muy triste, como la de millones de represaliados, que durante décadas se negaron a hablar, a contar a sus descendientes el horror vivido, perpetuando, a su pesar, el relato de los vencedores. Yo estuve grabando en vídeo a mi tía Mercedes y a mi madre y otros parientes, y así fui recuperando un relato, nuestra historia familiar y un retazo de la historia de España”, dice Carcas.

El otro día Santiago me dejó un mensaje: “No te lo vas a creer, Ana, pero ayer mismo hallé a otro hermano de mi abuela, también fusilado en Mallén: Máximo Pérez Matute. Pero no sé dónde está enterrado, no aparece en ningún papel”. Estaba ilusionado Santiago. Lleva mucho tiempo intentando recomponer esa historia familiar a través de archivos, partidas de nacimiento, de defunción, de bautismo, etc. “Mis tías mayores, las hermanas de mi madre, estuvieron en la cárcel de Torrero (Zaragoza), tendrían 14 y 15 años, les cortaron el pelo al uno. Las hijas pequeñas de mi abuela Felisa, mi madre incluida, han crecido sin poder contar la totalidad de aquella barbarie. Nadie quería hablar, nadie quería preguntar”.

 

Santiago Carcas es técnico en exhumaciones; ha estudiado, sin llegar a licenciarse, antropología y arqueología y un máster en Genética en la Universidad Complutense de Madrid. Su colaboradora Ángela Piñeiro, secretaria general de la asociación, es además médica genetista. “El secreto del éxito de nuestra asociación es que somos un grupo de técnicos, sabemos lo que hacemos. Hay especialistas con cargos dentro de la asociación, como son Begoña Hermida en Galicia, Mariví Pastor en Aragón, Laura Gil en Castellón, Nuria Martínez en Valencia. Hemos participado, y seguimos haciéndolo, en el asesoramiento de los distintos anteproyectos de Ley autonómicos referentes a Memoria Democrática, ya creados o que lo serán próximamente, como son los casos de Valencia, Castilla la Mancha, Aragón, Gran Canaria y Galicia”.

Desde 2012, la Asociación para la Recuperación de los Desaparecidos en el Franquismo ha participado en una docena de trabajos en fosas comunes en Aragón, La Rioja, Castilla la Mancha y Teruel. Eran los tiempos en los que había dotación presupuestaria para la Ley de la Memoria Histórica. Pese a que el gobierno no pone un euro para exhumaciones, a la ARDF DESAPARECIDOS no le falta el trabajo: “Hemos asesorado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y al Cabildo, y tenemos pendiente una solicitud de exhumación en el cementerio de la ciudad. También hemos localizado posibles fosas comunes, como la del municipio de El Toro en Castellón; estamos prospectando la zona de los Barrancos de Castellón en busca de evidencias del genocidio franquista. Tenemos investigadas y preparadas para su exhumación tres fosas comunes en Guitiriz (Lugo) y en San Vicente de Fervenzas y Vilarraso en A Coruña, a la espera de que los políticos de turno se dignen a colaborar para poder recuperar a las víctimas del franquismo”.

Queda mucho por hacer. Sirva este pequeño homenaje a los que, como Santiago Carcas, se empeñan en remover la tierra para rescatar del olvido a los que un día desaparecieron por sus ideas democráticas.

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La luz de Otto Engelhardt aún brilla en Sevilla

Hay una familia de Sevilla que lleva muchos años intentando que la figura de su bisabuelo aflore de las tinieblas del olvido al que fue condenado en el pelotón de fusilamiento. Por orden del temible general Queipo de Llano fue fusilado el alemán Otto Engelhardt (Brunswick,1866-Sevilla,1936); había sido director de la Compañía Sevillana de Electricidad y de la Compañía de Tranvías de Sevilla y cónsul honorario. Tenía 70 años cuando lo asesinaron y hacía cuatro que había renunciado a la nacionalidad alemana por el triunfo del nazismo. Se nacionalizó “ciudadano fiel a la República española”. La historia del alemán que residió 35 años en Sevilla y que procuró el bienestar de los sevillanos a través del desarrollo de los medios de transporte urbano y de la iluminación de sus calles es absolutamente desconocida para los españoles.

Sus bisnietos quieren una calle en Sevilla para Otto Engelhardt y acaban de formalizar la petición al ayuntamiento. En 2011 recibieron el silencio por respuesta por parte del consistorio hispalense, gobernado entonces por el PP. Ahora, con una alcaldía socialista y con los apoyos de las principales asociaciones de memoria histórica, sindicatos y de la Junta de Andalucía, es probable que el callejero sevillano reciba pronto un nuevo y merecido huésped.

Otto Engelhardt, archivo familiar Engelhardt

Otto Engelhardt, archivo familiar Engelhardt

La familia Engelhardt propone el tramo de la Ronda de Triana que empieza en la plaza San Martín de Porres y acaba en la calle San Vicente de Paul. “No queremos quitarle el nombre a ninguna calle para poner el del bisabuelo –dice Ruth Engelhardt desde Sevilla–. Hemos pensado que Ronda de Triana es una travesía muy larga y que el tramo que va a parar a las antiguas cocheras del tranvía es el lugar idóneo para bautizarlo con el nombre de mi bisabuelo, porque él tuvo mucho que ver con el desarrollo del tranvía allí”.  Sevilla le debe  a Engelhardt su modernización a principios del siglo XX, y sobre todo, la implantación de la luz eléctrica en la ciudad.

El ingeniero alemán llegó desde Berlín a Sevilla enviado por su empresa AEG, que invirtió capital en la española Sociedad Sevillana de Electricidad, S. A., fundada en 1894. Durante su mandato como director, la empresa tuvo un desarrollo excepcional; por ejemplo, de 28 empleados en 1898 se pasó a 465 en 1910; el cableado aumentó de 48.000 metros a 180.000.

Don Otto, como le llamaban sus paisanos sevillanos, se encargó después de la compañía de Tranvías de Sevilla. Redujo la jornada laboral en invierno a los conductores y cobradores, que le dedicaron una emotiva placa en agradecimiento. Fue cónsul honorario de Alemania en Sevilla desde 1903 hasta 1919. Su bisnieta Ruth relata una anécdota sobre el peligro de que España perdiese su neutralidad durante la Primera Guerra Mundial y que tuvo como protagonista a Engelhardt: “Como cónsul logró impedir el sabotaje que un oficial de la armada alemana iba a realizar contra barcos españoles en el puerto de Sevilla. Él decía que un cónsul no debía mezclarse en empresas militares, solo ocuparse de cosas pacíficas al servicio de la nación. Fue un gran pacifista”.

Casado con la alemana Anna Holtz, la pareja tuvo dos hijos, Conrado y Otto. “Mi abuela escandalizaba a los sevillanos porque iba en bicicleta; alguna vez la llegaron a tirar piedras. Era muy moderna para la mentalidad de la época en España“, explica Ruth. Después se casó en segundas nupcias con la sevillana Mercedes Granados. La familia siempre ha permanecido en España.

El ascenso del nazismo lo asqueó; en 1932 renunció a la nacionalidad alemana y logró la española. Articulista habitual del periódico El Liberal de Sevilla, la posición contraria de Otto Engelhardt respecto al nacionalsocialismo, que ganaba adeptos en su Alemania natal, le costó más de un disgusto y le empujó a un final trágico e injusto. Tras el alzamiento de Hitler como canciller, en 1933, recibió las críticas y amenazas del nuevo gobierno alemán por sus artículos. Pese a reconocer que se sentía seguro en España, ese mismo año pedía a sus nuevos compatriotas ayuda y protección, tras descubrir que  figuraba en una lista de la Guardia Civil como un “hombre de cuidado”.El cónsul alemán en aquella época era nazi y advirtió al director de El Liberal de Sevilla, José Laguillo, para que Otto no publicara más artículos”, cuenta Ruth.

Otto Engelhardt fue vigilado e investigado por el consulado alemán en Sevilla y la embajada alemana en Madrid, tal y como descubrió su familia en el archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán. “No hemos podido obtener aún las pruebas de que la orden para que lo fusilaran partió de Hitler”, dice Ruth. Ella describe a su bisabuelo como un hombre valiente, innovador, progresista, “que nunca tuvo miedo de hacer públicos sus ideales de democracia y progreso”. Don Otto fue además inventor y fundó el laboratorio Sanavida en la localidad de San Juan de Aznalfarache, que comercializó fármacos como el Ceregumil.

Acabo esta historia, emocionada por el hallazgo de este personaje, demócrata y fiel a la República, y dando mi apoyo firme a la iniciativa de la familia Engelhardt para que don Otto tenga una calle en Sevilla, y propongo además que el Ayuntamiento hispalense recupere la figura del insigne alemán que vivió 35 años en la capital andaluza y que llevó la luz a Sevilla. Ya es hora de que la memoria se imponga. Podéis leer aquí uno de los artículos de Engelhardt.

Artículo de Otto Engelhardt de 1933

Artículo de Otto Engelhardt de 1933

Artículo de Otto Engelhardt de 1933

Artículo de Otto Engelhardt de 1933

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Del salón de té a la capilla de la calle Fortuny

 

Me las imagino tomando el té de las cinco, mientras escuchan embelesadas las explicaciones de su directora, María de Maeztu (Vitoria, 1882- Argentina, 1948), sobre la moralidad femenina o las sufragistas, que en la primera década del siglo XX escandalizaron al mundo con sus acciones en pos del derecho de la mujer al voto. De las sufragistas decía la directora de la Residencia de Señoritas que “en vez de ridiculizarlas porque apedrean los escaparates o se tiran a los pies de los carruajes, hay que preguntarse por qué lo hacen”. Respecto a la moralidad de las mujeres, María de Maeztu era inflexible: anhelaba una mentalidad femenina basada en el estudio, en la curiosidad intelectual, en la superación de obstáculos. Puntuaba la moralidad de sus alumnas como si se tratara de un examen de filosofía, materia en la que se doctoró. “Moralidad: Excelente. Carácter: Muy simpática”, reza en la ficha de María Luz Navarro, una residente soriana que llegó a ser conservadora del Museo Arqueológico Nacional.

La exposición Mujeres en Vanguardia. La Residencia de Señoritas en su centenario (1915-1936), que se puede ver hasta 16 de mayo en la Residencia de Estudiantes, en la madrileña calle Pinar, muestra fotografías y documentos procedentes del archivo de la Residencia de Señoritas. Es una oportunidad magnífica para conocer cómo era la vida de las muchachas allí alojadas y el alto nivel cultural que se les procuraba a las que estaban llamadas a conquistar las élites intelectuales del país, si el franquismo no hubiera existido.

María de Maeztu

María de Maeztu fue la directora de la Residencia de Señoritas.

De obstáculos sabía mucho María de Maeztu. Su camino como docente se topó en un principio con el paternalismo masculino y su oposición frontal a su manera de entender la pedagogía, y en especial, la que se refería a las muchachas. Pero las nuevas corrientes pedagógicas impulsadas por la Institución Libre de Enseñanza y la Junta para la Ampliación de Estudios (JAE) cambiaron el rumbo de la docente María, que pudo estudiar en el extranjero gracias a las pensiones de la JAE. Con la mente abierta, conocedora de la situación de la mujer en Francia, Alemania y otras potencias europeas, donde una inmensa mayoría de las mujeres solteras vivían de su sueldo, María de Maeztu, entre otras españolas de vanguardia, se propuso cambiar la moralidad femenina; se empeñó en algo que hoy roza incluso la banalidad, pero que en 1915 supuso una auténtica revolución. “Formemos a las mujeres para que su único camino deje de ser el matrimonio, para que puedan ser trabajadoras cualificadas o alcanzar el éxito a través del estudio”, este fue el lema de las pioneras del feminismo en España.

María de Maeztu encontró el lugar ideal para poner en marcha su proyecto: la Residencia de Señoritas.

Residentes en los años 20

Residentes en los años 20

 

Me imagino aquel primer curso, en 1915, cuando se consideró un éxito que se matriculara una veintena de muchachas de provincias que deseaban ser maestras o ampliar sus conocimientos de música o pintura; solo una de ellas iba a preparar su doctorado. No era ese el sueño de la directora; María deseaba que las residentes se matricularan en las facultades de Medicina, Física, Filosofía y Letras… Es decir, que las mujeres conquistaran otros ámbitos de formación, y no se conformaran con la docencia.  El sueño de la directora de la Residencia de Señoritas se cumplió en los años siguientes.  Por ejemplo, en el curso 1933-1934, estaban inscritas 145 alumnas que preparaban su licenciatura o su doctorado.

La Residencia de Señoritas nació como la versión femenina de la Residencia de Estudiantes, famosa por sus ilustres huéspedes (Lorca, Dalí, Buñuel, etc.) y que había abierto sus puertas en 1910, en Madrid, promovida por la Institución Libre de Enseñanza y la Junta para la Ampliación de Estudios. Fue el mismo año en el que se derogó  la Real Orden que desde 1888 exigía a las mujeres un permiso especial para matricularse en las universidades. Se me viene a la cabeza a la madre del Feminismo español, Concepción Arenal, que llegó a disfrazarse de hombre para poder asistir a clases en la universidad. Cuando la Residencia de Estudiantes se trasladó a su sede definitiva, en la calle Pinar,  la residencia para chicas ocupó  los edificios de la calle Fortuny, 28 y 30. Posteriormente, debido al aumento de solicitudes para alojarse en la residencia, se tuvieron que habilitar más chalés por la misma zona de Madrid.

Residencia de Señortias

Biblioteca de la Residencia de Señoritas

El Grupo de Señoritas, como se le denominó también a la residencia, se englobaba en el proyecto educativo de la Junta para la Ampliación de Estudios (fundada en 1907 y presidida por Santiago Ramón y Cajal), cuyo objetivo era nada más y nada menos que cambiar la sociedad española por medio de la educación.  Estaba destinada a mujeres mayores de 16 años y que preparasen su ingreso en facultades o el Conservatorio Superior de Música, la Escuela Normal o la Superior de Magisterio, entre otros estudios. Sorprende la cantidad de actividades que se organizaron para cultivar intelectualmente a las huéspedes: conferencias, cursos de idiomas, excursiones. También el deporte estuvo presente. Pero quizá lo más importante que aquellas afortunadas muchachas recibieron fueron valores como la autoestima, la tolerancia, la perseverancia y el compañerismo. Muchas fueron becadas para poder obtener una plaza en la residencia. María de Maeztu deseaba atraerse a las jóvenes de las clases menos favorecidas, consciente de que su revolucionario proyecto necesitaba una base social sólida.

Residencia de Señoritas en la calle Fortuny, 53 de Madrid.

Residencia de Señoritas en la calle Fortuny, 53, de Madrid, hoy sede de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón.

No es difícil imaginarse a las jóvenes de la calle Fortuny en la biblioteca, leyendo la prensa o preparando exámenes; o experimentando en el laboratorio Foster, construido en el jardín de la finca. Parece que las escucho conversar mientras toman el té,  en el saloncito con chimenea, la única estancia caldeada de la casa. Tomaban té como hacían las estudiantes de Boston en sus colleges. Precisamente la directora se inspiró en el modelo de convivencia de esas instituciones académicas y en concreto en el International Institute for Girls in Spain (actual Instituto Americano de Madrid) fundado por la pedagoga Alice Gordon Gulick , que consiguió una completa armonía entre las chicas católicas y las protestantes. María de Maeztu era consciente de que entre las residentes había ateas, agnósticas y católicas, pero en la calle Fortuny ni se rezaba ni se discutía por la religión: se bebía té. En 1939, tras la victoria del bando fascista, en el salón de té de la residencia se instaló una capilla. Todas a rezar. Se acabaron las charlas, las reflexiones al calor de la chimenea. La residencia pasó a llamarse Colegio Mayor Teresa de Cepeda y de su gestión se encargó la Sección Femenina de Falange. Bordar, santiguarse y prepararse para ser una buena esposa fueron las nuevas asignaturas. Aquello fue como si se hubiera retrocedido de repente dos siglos en la historia.

Instituto Americano de Madrid

Instituto Americano de Madrid, en la calle Miguel Ángel

 

Residencia de Señoritas, en los años 20

Residencia de Señoritas, en los años 20

Entre las residentes, destacaron las periodistas  María Luz Morales y Josefina Carabias; la poeta e impresora Concha Méndez; las abogadas Matilde Huici (cofundadora de la Asociación de Mujeres Españolas Universitarias), Victoria Kent (diputada socialista y directora de Prisiones en la II República) y Francisca Bohigas (diputada por la CEDA en la II República); la física Felisa Martín Bravo; las médicas Cecilia García de Cosa y Elisa Soriano (inauguraron el cuerpo facultativo femenino de la marina mercante), la ginecóloga María García Escalera (inspectora de sanidad). En el ámbito artístico, el nivel del equipo docente ya lo dice todo: Maruja Mallo y Victorina Durán, entre otras. (En la exposición se pueden ver varias obras de la genial Maruja). Entre las estudiantes destacaron las pintoras  Delhy Tejero, Joaquina Zamora y Menchu Gal. Cualquiera de ellas, desconocidas aún para buena parte de la sociedad, merece un capítulo aparte, y figurar en los libros de texto y en los de historia, en los museos y en las plazas de las ciudades.

Salón de té de la Residencia de Señoritas
Salón de té de la Residencia de Señoritas, que tras la guerra fue convertido en una capilla.
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | 1 comentario

Josef, el sexto fusilado, y los juicios ilegítimos del franquismo

El sábado 27 de septiembre de 1975,  Xosé Humberto Baena, Ramón García Sanz, José Luis Sánchez-Bravo, Ángel Otaegui y Jon Paredes Manot, `Txiki´,  no fueron los únicos asesinados por el régimen franquista.  Aquel día también falleció ametrallado por la Guardia Civil el ciudadano alemán Josef W. Frankie (27 años) en Port-Bou (Gerona), justo después de cruzar la frontera en su coche. Según la noticia que publicó el diario Abc, el alemán “conduciendo a gran velocidad atravesó la zona de control de ambas aduanas, sin hacer caso de los gestos y gritos de los agentes, y estuvo a punto de arrollar a un sargento. Se hicieron varios disparos de aviso al aire, pero al no hacer caso, la fuerza tuvo que utilizar sus armas y disparó sobre el coche y su ocupante”. Por último, el diario mencionaba que Josef conducía en estado de embriaguez.

Al lado de la anodina noticia -escasas veinte líneas y en un tono de cotidianidad espantoso–, en la misma página del Abc, aparecían publicados los indultos que había aprobado el consejo de ministros del día 26, presidido por el Generalísimo. Salvaban sus vidas José Antonio Garmendia, Manuel Blanco Chivite, Vladimiro Fernández, Manuel Cañaveras, María Jesús Dasca y Concepción Tristán. A los seis se les conmutó la pena de muerte por la de 30 años de prisión. Los fusilados el 27 de septiembre de 1975 fueron los últimos del franquismo. Ni tuvieron un juicio justo ni la justicia militar pudo demostrar su culpabilidad. Pero todo estaba decidido de antemano: Franco se consumía y el régimen tenía que sobrevivirle. Por eso había que dar un escarmiento a los subversivos.

Exmilitantes del FRAP en la tumba de Ramón García Sanz, fusilado el 27 de septiembre de 1975. A Manuel Blanco Chivite (primero por la derecha) y Vladimiro Fernández (a su lado) les conmutaron la pena de muerte. Foto: Guillermo Navarro

Exmilitantes del FRAP en la tumba de Ramón García Sanz, fusilado el 27 de septiembre de 1975. A Manuel Blanco Chivite (primero por la derecha) y Vladimiro Fernández (a su lado) les conmutaron la pena de muerte. Foto: Guillermo Navarro para INTERVIU

Cuarenta años después de los últimos fusilamientos del franquismo, todavía habrá quien piense que aquellos cinco muchachos pasados por las armas en nombre de la justicia militar del régimen eran terroristas que merecían semejante escarmiento. Por supuesto que hay quien lo piensa. Solo hay que rascar un poco en el corrosivo velo que envuelve a los demócratas de toda la vida y hallaremos a millares que están convencidos de que los cinco últimos fusilados del franquismo, hace ahora 40 años, eran asesinos sanguinarios de ETA o del FRAP (Frente Revolucionario Antifranquista y Patriótico) y, por lo tanto, merecían un castigo ejemplar. Incluso algunos, fervientes defensores del espíritu de la Transición, dirán que están en contra de la pena de muerte, pero nunca se les oirá decir que están en contra de la legitimidad de los juicios franquistas.

Una grúa transporta el féretro con el cadáver de Jon Paredes Manot

Una grúa transporta el féretro con el cadáver de Jon Paredes Manot

El 27 de agosto de 1975 –tres meses antes de que Franco muriera– el régimen aprobó la Ley de Prevención del Terrorismo. Por supuesto, no podían llamarla de otra manera, por ejemplo, Ley de Prevención de la Resistencia o de la Oposición. Los activistas antifranquistas eran oficialmente terroristas, que atentaban contra las fuerzas de Seguridad.  La violencia engendra violencia, por eso estoy en contra de cualquier tipo de violencia, venga de donde venga. Pero seguramente muchos de los que vivieron aquella época de dictadura, de falta de libertades y de derechos, los que recibieron palos y fueron torturados en los sótanos de la Dirección General de Seguridad, opinaban entonces que no quedaba otra que enfrentarse a la sempiterna violencia franquista con violencia. Y unos cuantos lo hicieron.

La Historia ha cubierto de heroicidad a los hombres y las mujeres de la Resistencia francesa. Y la mayoría apoyamos a los disidentes cubanos y venezolanos. Y salvando las distancias -y no hay tantas-, creo que nos cuesta reconocer como sociedad la generosidad de los luchadores antifranquistas, su contribución al restablecimiento de la democracia. La Transición no fue justa con ellos: amnistía para todos, para ellos y para sus torturadores. Entonces ni siquiera se planteó la posibilidad de declarar nulos o ilegítimos aquellos consejos de guerra.  Cuarenta años después seguimos igual.

El periodista Bonifacio de la Cuadra, uno de los grandes cronistas de la  la Transición, autor de Democracia de papel, opina que una vez que la democracia se consolidó debió iniciarse el proceso para reparar las injusticias del franquismo, empezando por los juicios militares. “No revisar la condena a muerte de Puig Antich (ejecutado a garrote vil en 1974) es una ignominia, igual que en el caso de los fusilados en septiembre de 1975. Pero si no se atreven ahora, ¿cómo iban a plantearlo antes? Hay que recordar que tras la muerte de Franco, la izquierda era la que más corría para alejarse del franquismo, no para condenarlo. La amnistía la pedían los izquierdistas, aunque se beneficiaran también los franquistas, que tenían la sartén por el mango; tanto que los prodemócratas se conformaban con que soltaran la sartén o, por lo menos, que no les dieran con ella en la cabeza”.

“Es necesario contextualizar”, recomienda siempre el periodista y editor Manuel Blanco Chivite, exmilitante del FRAP: “Hay que contarle a las nuevas generaciones cómo era la dictadura, explicarles que las fuerzas de Seguridad gozaban de  absoluta impunidad, que torturaban y que mataron a muchos ciudadanos que acudían a manifestaciones en contra de la dictadura, sin que ningún responsable de aquellas muertes pagase jamás por los crímenes. Era una dictadura militar que empleaba la violencia sistemáticamente y muchos optamos por pasarnos a la militancia antifranquista, recurriendo a la violencia, para derribar a aquel régimen”

El FRAP (Frente Revolucionario Antifranquista y Patriótico) fue un organización fundada por el Partido Comunista de España (marxista-leninista), en 1973, con la colaboración del exministro de la República Julio Álvarez del Vayo, que desapareció una vez llegada la democracia.

Si algo ha perdurado en la memoria colectiva sobre los últimos fusilamientos del franquismo es la absoluta farsa que supusieron los consejos de guerra que juzgaron a los ajusticiados. Sirva el caso de Jon Paredes Manot, `Txiki´ para comprender la pantomima de proceso que lo condenó a muerte a los 21 años. El muchacho militaba en ETA, pero siempre negó su participación en el atraco de una sucursal bancaria de Barcelona el 6 de junio de 1975, en el que falleció el policía Ovidio Díaz. “No se nos permitió a sus abogados la más mínima defensa de Jon –me cuenta la abogada Magda Oranich–. No se llamó a los testigos que aseguraban que la descripción del individuo que disparó no coincidía con la `Txiki´ (apodado así por su baja estatura, 1,52 metros). Hubo dos testigos sorpresa del fiscal, dos policías, que reconocieron a Jon. Estaba condenado de antemano“. Magda acompañó a `Txiki´ en su última noche, “la noche más larga de mi vida. Hasta el final, él creyó que iban a ser soldados los que formasen el pelotón de fusilamiento y que se iban a negar a disparar a un civil. Pero fueron voluntarios de la Guardia Civil y de la Policía los que apretaron el gatillo”.

Jon Paredes Manot, alías Txiki, nació en Extremadura pero creció en Zarautz (Guipúzcoa). Murió a las 21 años.

Jon Paredes Manot, alías Txiki, nació en Extremadura pero creció en Zarautz (Guipúzcoa). Murió a las 21 años.

Su familia le recuerda como era entonces: “un joven apasionado y con unos ideales sociales enormes –me cuenta su hermano Diego–. Se merece, igual que los otros cuatro fusilados, que se haga justicia. Lo que peor llevo es que le condenaran por algo que no cometió”. Su hermano mayor, Mikel, que acompañó a Jon desde que entró en capilla, la madrugada del 27 de septiembre de 1975, considera que  hay que asimilar la historia de una vez por todas. “Los españoles deben saber lo que ocurrió en el país y se debe asimilar como sociedad. Negarlo solo sirve para provocar más heridas y divisiones. La dictadura torturó y asesinó. Mi hermano Jon fue una víctima”.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

El martirio de Elsa de Oesterheld

La longevidad de Elsa Sánchez Beis, viuda del escritor Héctor Germán Oesterheld, desaparecido en la dictadura militar argentina (1976-1983), siempre me ha parecido una broma macabra del destino. Murió hace unos días a los 90 años de edad. Hace justamente 13 años me confesó, con su envolvente acento porteño:

“No sé por qué sigo viva, no sé para qué se me ha permitido vivir tanto, y por qué gozo de una buena salud . Mi vida no tiene sentido, no hago más que acordarme de mis hijas, tan bellas, tan buenas. Éramos una familia feliz”. 

Elsa no solo perdió a su esposo, autor de El Eternauta –obra que revolucionó el cómic argentino–. Los militares a las órdenes de Jorge Rafael Videla también le arrancaron a sus cuatro hijas, con edades comprendidas entre los 17 y los 24 años. Dos de ellas estaban embarazadas; también murieron dos de sus yernos. Nueve familiares perdió Elsa Sánchez entre 1976 y 1977. Nunca pudo reponerse. Ella tenía entonces 50 años. Ha pasado otros 40 soportando un dolor indescriptible. Por eso quería morirse cuanto antes.

Elsa Sánchez de Oesterheld en Madrid en 2002

Elsa Sánchez de Oesterheld en Madrid en 2002

La vida no se portó bien con Elsa. De padres gallegos emigrados a Argentina, la viuda de Oesterheld, no obstante, encontró un sentido a su existencia cuando, en los estertores de 1977, un militar le devolvió a su nieto Martín, de 3 años. El niño iba a ser recluido en un hospicio como N/N, es decir, como persona sin identificar. A su madre, Estela Oesterheld Sánchez, se la llevaron a la fuerza de casa y jamás se supo de ella. A su padre, Raúl Mórtola, lo mataron a tiros. Elsa crió a Martín. También se salvó otro nieto, Fernando, hijo de Diana, embarazada de seis meses en el momento de su desaparición.  El niño fue entregado a sus abuelos paternos.

                          El paraíso perdido

Héctor Germán Oesterheld y Elsa Sánchez con sus hijas: Estela, Marina, Diana y Beatriz, en 1960, en Buenos Aires.

Héctor Germán Oesterheld y Elsa Sánchez con sus hijas: Estela, Marina, Diana y Beatriz, en 1960, en Buenos Aires.

Lejos de parecerme una mujer atormentada, Elsa Sánchez me inspiró todo lo contrario: la ternura de las abuelas y la clarividencia de los supervivientes de un holocausto. Elegante, de modales refinados, la viuda de Oesterheld llegó a Madrid en 2002 cargada de esperanza. Se entrevistó con el entonces juez Baltasar Garzón, que instruía el sumario de los desaparecidos españoles durante la dictadura argentina. Su drama interesó mucho al juez no solo por la ascendencia española de Elsa, sino porque el exterminio de su familia demostraba cómo Videla se cargó la intelectualidad disidente, asesinando a padres y a hijos para que las ideas democráticas no tuvieran continuidad.

                                 La última foto

 

 

Elsa con sus hijas. De izquierda a derecha: Diana, con Martin, hijo de Estela; Marina; Beatriz, sentada; Estela con Fernando, hijo de Diana.

Elsa con sus hijas. De izquierda a derecha: Diana, con Martin, hijo de Estela; Marina; Beatriz, sentada; Estela con Fernando, hijo de Diana.

La guardaba como un tesoro. La última fotografía que se hizo Elsa con sus cuatro hijas y sus dos nietos, en enero de 1976, no presagiaba el horror próximo. El 24 de marzo se produjo el golpe de Estado que instauró la dictadura, bautizada por los golpistas como Proceso de Reorganización Nacional. Poco después apareció muerta Beatriz, de 19 años. El suyo fue el único cadáver de la familia que Elsa pudo enterrar. Sus hijas militaban en la guerrilla peronista Montoneros y su padre acabó militando también. Elsa me contó que advirtió muchas veces a Héctor Oesterheld del peligro que conllevaba aquella práctica. “Nunca entendí qué le atraía a Héctor de Montoneros. La violencia no es el camino. Mi marido era un hombre comprometido al máximo con los ideales democráticos”.   Tras la desaparición de Diana Oesterheld, a finales de agosto de 1976, los golpistas fueron a por las otras dos hermanas vivas. Al padre lo detuvieron en abril de 1977. Permaneció meses encarcelado con otros cinco intelectuales argentinos hasta que los ejecutaron. De nada sirvió la presión internacional para que liberaran a Oesterheld y sus colegas. “El ministro de cultura francés pidió la liberación de Héctor, lo mismo que Hergé (creador de Tintín). Pero los prisioneros estaban tan machacados fisicamente por las torturas que no podían dejarlos vivir“.

La obra de Oesterheld

Quien viaja por el cosmos es un cosmonauta; quien viaja por el agua, un acuanauta; el que viaja por la eternidad es… ¡El Eternauta!”. Héctor Germán Oesterlheld, nacido en 1919 y licenciado en Geología, creó El Eternauta en 1957, con dibujos de Francisco Solano López y Alberto Breccia. Está considerada la obra cumbre del cómic iberoamericano. En la actualidad, se sigue reeditando en varios idiomas. La crítica política y social latente en sus viñetas es una de las claves del éxito de esta obra de Oesterheld, creador también de las historietas del Sargento Kirk.  

 

Fragmento de Eternauta, con guión de Oesterheld y dibujos de Solano López y Breccia

Fragmento de El Eternauta, con guión de Oesterheld y dibujos de Solano López y Breccia

Viñeta de El eternauta

Viñeta de El Eternauta

Héctor Germán Oesterheld.jpg

 

 

 

 

 

 

 

Héctor Oesterheld siempre estuvo comprometido con la lucha contra las atrocidades de las dictaduras militares del Cono Sur. 

 

Elsa Sánchez buscó durante un tiempo a los nietos que le iban a dar sus hijas Diana y Marina, convencida de que los niños nacieron finalmente y fueron entregados a familias adineradas. Trabajó con las Madres de la Plaza de Mayo. Pero, años después, cansada del infructuoso trabajo, me reconoció que ya no quería conocerlos: “Ya no tiene sentido. Esos muchachos vivirán con sus familias y deben ser ellos los que descubran la verdad. Se han dado muchísimos casos en Argentina de chicos con dudas sobre su nacimiento y que, al final, descubrieron que sus padres fueron torturados y asesinados, y ellos, entregados a familias cómplices de los asesinos“.

Elsa Sánchez de Oesterheld por fin descansa en paz.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios