¡Gracias, María!

Hace nueve años una mujer “echada para delante” denunció un gran fraude en una cooperativa frutícola de Valdelacalzada (Badajoz). Fue de las primeras en hacerlo y de las primeras en llevarse los reproches de muchos de sus vecinos, de la mayoría. María Lozano no cejó en su empeño, ella y otros quince talibanes (como les bautizó el resto del pueblo crédulo) se atrevieron a poner en cuestión al cacique del pueblo, el factotum de aquella comarca, que lo mismo estaba al frente de la alcaldía, gestionaba los papeles, declaraciones de la Renta o tramitaba jubilaciones. Sus indicios tuvieron el peor de los desenlaces: Caval, la cooperativa que tenía décadas de tradición, les había arrastrado a la ruina. Con un agujero de 25 millones de euros (a repartir entre 200 socios) la bancarrota alcanzaba a casi todo el censo de Valdelacalzada.

E2-COOPERATIVA n-1816 F.indd

En 2011, María Lozano se atrevió a denunciar en Interviú. Tuvieron que pasar seis años de instrucción del caso para desentrañar una trama que hasta al fiscal le costó comprender. Los afectados no cejaron en su empeño y este año, en marzo, vieron por fin entrar en la cárcel al culpable, Manuel García. Su alegría duró poco. Condenado a 23 años de prisión (sentencia ratificada por el Tribunal Supremo), a los tres meses, los vecinos ya se lo tropezaron por el pueblo.

Tres meses de prisión y ya empezó a disfrutar de permisos de fin de semana y al poco tiempo, del tercer grado, todo ello a pesar de que no ha devuelto ni un euro de los diez millones que, según la sentencia, debía devolver. Los vecinos de Valdelacalzada no encuentran Justicia en esto y piden explicaciones. En Interviú, nos cuentan su frustración y las irregularidades de un caso que les huele a influencias ocultas y desfachatez.

Esta gente sencilla de un pueblecito extremeño me ha enseñado cómo hay que luchar contra la injusticia; cómo no hay que quedarse quieto cuando te arrollan (en el trabajo, en las relaciones sociales, familiares…). Parece fácil, pero no lo es. Somos muchos los profesionales, los colectivos bien preparados y con capacidad para dar proyección a las reclamaciones… que, sin embargo, no tienen/tenemos el arrojo que estos agricultores y sus familias han demostrado. En Hollywood, yendo lejos, actrices y actores han callado durante décadas abusos sexuales, y allí sí tienen la capacidad de dar proyección a sus denuncias (aunque el caso de violaciones y abusos sexualeslos los miedos a sacarlos a la luz tienen mucha enjundia y ese sería otro tema a sobre el que hablar, tristemente, mucho). Salvando las distancias, me permito la licencia de nombrarlo para resaltar el arrojo de un pueblecito de agricultores que no ceja en su lucha.

 ¡Otro pelo nos luciría a todos si aprendiésemos de estos agricultores extremeños a denunciar tramas corruptas y acosos y no callarlas! ¡Ánimo, Valdelacalzada!… y ¡gracias, María!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Gracias, María!

  1. Diego dijo:

    Totalmente de acuerdo. Tendríamos que tener más conciencia de sociedad y actuar como grupos (amigos, vecinos, asociaciones,…) para que este tipo de personas estén aisladas y no puedan participar de la misma manera que el resto en la vida social, así evitaríamos muchas injusticias.

  2. phiero dijo:

    Tendra que haber muchas Marias en España, bravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *