Las andaluzas marcan tendencia

No tengo la menor duda de que el día 23 de marzo, el próximo lunes, va a ser muy relevante en la política española. Para entonces habrán hablado los andaluces y el resto de españoles sabremos no sólo cuál es el peso específico real de las nuevas siglas, sino también qué intenciones tiene cada cual. Hasta ahora hemos vivido en un aquelarre de encuestas, a cual más errática. El impacto de las dos principales formaciones que se presentan por primera vez difiere del territorio y de la cocina del encuestador. La suma entre Ciudadanos y Podemos se puede quedar en el 25% que auguran para Andalucía o subir del 40%, que es lo que dicen en el resto de España. Por eso digo que este lunes ya tendremos el primer dato real, más allá de esas elecciones europeas donde cinco escaños en circunscripción única se han traducido en tocar el cielo con la punta de los dedos (o al asalto).

SUSANA DêAZ EN ENTREGA PREMIOS CLARA CAMPOAMOR EN CîRDOBA

Si dejamos los resultados para el final, podemos fijar nuestra atención en qué lugar ha pretendido ocupar cada cual en la carrera electoral andaluza. A Susana Díaz se lo han puesto fácil; el partido que defiende título, el PP, ha colocado a un señor al que no conoce, según el Centro de Investigaciones Sociológicas, uno de cada tres de sus propios votantes. Con esas se ha ido a desgañitar allí Rajoy, apadrinando a un perdedor vocacional que no ha dado muestras de tener mucho empuje callejero. Díaz no ha tenido más remedio que competir contra el presidente del Gobierno, algo que le ha venido como anillo al dedo porque el resumen es que desde donde más han ninguneado a Moreno Bonilla, que así se llama el candidato conservador, ha sido desde La Moncloa, considerando que era incapaz de dar un paso en solitario. Rajoy le ha vendido como alguien capacitado para gestionar, olvidando que en democracia gestiona quien deciden los ciudadanos, esto no es cosa de headhunters. Por acabar con los que tenían asientos en el Parlamento andaluz, a Maíllo le han atropellado las elecciones y se ha quedado sin el plus con que contaba de romper él personalmente el pacto de gobierno con el PSOE. Ahora no sabe con quién tiene que pelear, si con los socialistas, a los que debería intentar robar votos, o con los de Podemos, vía por la que se desangra Izquierda Unida.

MORENO PROMETE PLAN INTERNACIONALIZACIîN Y BONIFICAR IMPUESTO HIDROCARBUROS

Respecto de los emergentes, ha sido muy curioso comprobar que Podemos tiene la misma estrategia para San Telmo que para La Moncloa: reconocer la existencia de un único contrincante, los demás son relleno. Llama la atención que una formación nacida hace cuatro días para luchar contra el bipartidismo, abrace hoy con tanto entusiasmo la grandeza de que sólo sean dos en la disputa y que ningunee con desparpajo a cualquier minoría. Lo ha repetido su candidata, la gaditana Teresa Rodríguez, para quien el debate real en Andalucía era el suyo con Susana Díaz. Y a Maíllo, que le vayan dando.

ACTO PòBLICO DE IU EN EL PALACIO DE CONGRESOS DE JAƒN

El caso de Ciudadanos es muy curioso. En el PP presienten que su sangría prevista de votos irán a parar en gran medida a esta formación, a Ciutadans, según la han llamado en un intento de recordar su origen catalán sin que sepamos, de momento, si el mensaje tiene algún efecto entre el electorado de derechas. Lo que sí parece claro es que Albert Rivera (y no Alberto, como recuerdan los de Moreno Bonilla) da por bienvenido todo lo que llegue de ese caladero, pero su pesca está en otro sitio: Podemos. Es curioso, pero quizás Ciudadanos sea quien mejor ha interpretado que en este muy electoral 2015 hay un voto cabreado, de castigo a lo existente, del que se nutre su formación. Eso no significa que no tenga que preparar programa y candidatos, aunque sean desconocidos, pero Rivera es consciente de que su voto es anti, y en ese territorio compite con Pablo Iglesias. Y volvemos a las cuentas del Gran Capitán: ¿cuánto voto cabreado hay en Andalucía, el 25% o menos? Y ¿cuánto voto cabreado hay en España, el 40% o más? ¿Se lo repartirán todo entre Podemos y Ciudadanos o quedará algo para UPyD? El lunes empezaremos a saberlo.

MITIN DE PODEMOS EN HUELVA

Otro aspecto de mucho calado que queda pendiente para los próximos días son las intenciones poselectorales de todos los partidos. Un tema nuclear para que el resto de los españoles sepamos qué nos espera en el futuro inmediato. Susana Díaz ya ha dicho que ella no piensa pactar con nadie, pero si Pitágoras llama a su puerta y la dice que hay que sumar, veremos entonces por dónde se inclina, y si antes pide opinión a Pedro Sánchez. A partir de ahí, todo es un misterio guardado en un arcano.

Andalusia's regional government president and Socialist Party (PSOE) candidate, Diaz, and opposition Popular Party leader (PP), Moreno Bonilla, shake hands next to opposition United Left leader (IU) Maillo pose for pictures before a televised election deb

Podemos se va a tener que retratar, al margen de discursos electorales. ¿Va a usar su voto para intentar que cambien las cosas en el nivel de representación que hayan decidido los andaluces o, como parece, jugarán la baza de dificultar, si no impedir, la gobernabilidad de Andalucía? Es importante que todos sepamos si las listas futuras de Pablo Iglesias son una apuesta por la transformación o por convertir el panorama político en irrespirable en caso de que no ganen ellos.

Y en este asunto lo tiene complicado Ciudadanos. Si sus votos son suficientes para garantizar un gobierno socialista, se encontrará ante una difícil disyuntiva. Si apoya la gobernabilidad, tiene urgentemente que tejer un nuevo discurso sobre los beneficios sociales de la estabilidad política y el compromiso de Ciudadanos con ella, pero partiendo de la base de que sus votos del cabreo no tienen por qué estar enfocados a eso. Me consta que Albert Rivera preferiría que pasara de él ese cáliz y no tener que enseñar la patita tan pronto. Pero es otro de los efectos del anticipo electoral en Andalucía, que no va a poder colocarse de perfil.

ELECCIONES ANDALUCêA

Las elecciones andaluzas, sin duda, van a marcar tendencia en el resto de España. Y los que no hemos nacido ni vivimos allí debemos estar agradecidos a Susana Díaz, que con su decisión de adelantar la cita nos permite no votar del todo a ciegas en mayo ni en diciembre. Para entonces todos habrán quedado retratados.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *