Adiós a las trincheras

Cuando arrancó la democracia, la sociedad se fiaba más de los periodistas que de algunos políticos y el nivel de contaminación entre unos y otros era pequeño. Y así nos hemos pasado los últimos cuarenta y pico años, haciendo bandera de nuestra independencia política y económica, imprescindibles en el ejercicio del periodismo. Lo eran, porque llegó la crisis y se llevó por delante a un buen número de medios de comunicación, mandó a las filas del paro a demasiados periodistas y el resto vimos cómo se precarizaba el oficio y se resentía la calidad de las publicaciones. Al tiempo, se llenaban las plazas de indignados, que no eran capaces de diferenciar entre prensa y dirigentes políticos, ni nosotros de sacarlos de su error. Nos convertimos, de repente, en un objetivo para abatir.

Incluso los periodistas que necesitaban sacar la cabeza no tuvieron ningún problema en subirse a esa ola y refundar el periodismo; el suyo, claro. Dieron una patada al tablero, y la militancia ideológica del periodista y de los medios se convirtió en un valor en alza. Ahora se castiga a los neutrales desde medios que alardean de línea política muy definida, excesivamente definida, a veces incluso tanto que recuerdan a la prensa de partido que vivimos en los primeros años de democracia. Intentan educar a la sociedad en que la única verdad es la que le puedan contar ellos, los suyos. El resultado es que hay demasiada gente que nos trata a todos como mercenarios y nos coloca, queramos o no, en una trinchera. El efecto inmediato es doble: falta de credibilidad y desprestigio. Ya no tenemos nuestro habitual puesto en la sociedad.

Además, la crisis ha provocado el nacimiento de numerosos medios de comunicación de muy diverso nivel. Algunos, proyectos periodísticos muy serios. Otros, proyectos hasta individuales que no hacen más que ahondar en el descrédito y el desprestigio de todos. Muchos llegaron sin tener clara su financiación, y quedó demostrado que la atomización de la inversión publicitaria no da de comer a más periodistas, sino que multiplica el peligro de morir de hambre.

Aquí entra la milonga del Ibex 35. La nueva política desconfía, entre otras muchas cosas, del mundo de las grandes empresas, y los nuevos medios no iban a ser menos. Nos encontramos con formatos que tienen a gala no llevar publicidad, porque así y solo así, según ellos, se puede hacer un periodismo en libertad. Con la experiencia personal y la compartida con los numerosos equipos por los que he pasado, puedo decir que la publicidad no solo no corrompe, sino que un medio con treinta anuncios en sus páginas es mucho más libre que otro que solo lleva tres. El nuevo periodismo nos exige independencia económica, al tiempo que nos reclama dependencia política. No sé cómo se come, pero sí sé que la digestión es muy pesada y que nos estamos desdibujando como la tinta en un folio bajo la ducha.

Si queremos recuperar nuestro sitio, empecemos por respetar nosotros mismos nuestro trabajo. Y por concederle el valor que tiene, porque no se puede hacer información a golpe de 140 caracteres. Se hace necesario un adiós inmediato a las trincheras, no por perversas, sino porque el periodismo está para otra cosa, y el que quiera hacer política, que salga de su escondite de la redacción para que nadie pueda confundir churras con merinas. Como siempre hemos hecho, vamos a contar con responsabilidad las cosas que pasan, sin necesariamente ser parte de ellas. Eso se llama independencia, y conlleva, siempre, prestigio. Y estamos algo faltos de ambos.

 

(Este artículo ha sido escrito con motivo del 15 Aniversario de Vocento y publicado por todas las cabeceras de ese Grupo).

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El veredicto del CIS en 30 píldoras

El Centro de Investigaciones Sociológicas ha dado hoy, 7 de febrero de 2017, su veredicto trimestral, con un poco de aliento para el PSOE, único partido que sube en intención de voto y que tiene un líder, Javier Fernández, que saca la mejor nota entre los políticos. Pero no es oro todo lo que reluce y de las encuestas hay que mirar la letra pequeña. Ahí van treinta píldoras que puede que pasen desapercibidas.

< Solo votantes de PP y de Podemos creen que la situación política general de España es “muy buena”.

< Los votantes del PSOE se consideran mayoritariamente “socialistas”.

< Los votantes de Podemos se consideran “progresistas”, y en  cuarto lugar “comunistas”.

< Uno de cada cuatro votantes de En Comú Podem dice no conocer a Xavi Domenech.

< El 57% de los votantes de En Marea dicen no conocer a Alexandra Fernández, su portavoz en el Congreso de los Diputados.

< A Javier Fernández no le conoce el 62,3% de los votantes del PSOE. Solo le conocen el 29,8%.

36759792_59

< El 85,7% de los vecinos de poblaciones entre 400.000 y un millón de habitantes no conoce a Javier Fernández.

< A Javier Fernández le ponen peor nota los votantes socialistas (5,11) que los de Ciudadanos (5,26).

< Los votantes de Ciudadanos apuestan como mejor político por Albert Rivera (6,21), pero prefieren a Javier Fernández (5,26) que a Rajoy (3,54).

< Los votantes de Unidos Podemos ponen mejor nota a Garzón (6,77) que a Pablo Iglesias (6,33).

TERCER DêA DE CONSULTAS PARLAMENTARIAS

< Pablo Iglesias consigue su mejor nota (3,14) en las ciudades de más de un millón de habitantes, justo al revés que Rajoy (2,99).

< La nota que ponen a Pablo Iglesias las mujeres (2,7) es muy inferior a la de los hombres (3,04).

< Los que mejor puntúan a Pablo Iglesias son los estudiantes (4,12) y los que peor, las amas de casa (1,48).

36690647_59

< La mayor diferencia entre votantes por sexo, con descenso del voto femenino, se da en Ciudadanos y en Podemos y todas sus confluencias.

< El mayor rechazo a votar a Podemos se registra entre las amas de casa. Un 71,4% de las entrevistadas no le votarán “nunca con toda seguridad”.

< Son más los votantes del PP (5,7%) y Ciudadanos (6,4%) que consideran “muy buena” o “buena” la actuación política del PSOE en la oposición que los de Podemos (1,75).

36817627_59

< 44 de cada cien votantes socialistas creen que la actuación del PSOE en la oposición está siendo “mala” o “muy mala”.

< Cristóbal Montoro es el único ministro suspendido (4,89) por los votantes del PP.

< Los votantes del PP valoran más a Soraya Sáenz de Santamaría (6,97) que a Mariano Rajoy (6,74).

37140592_60

< Quienes suspenden más estrepitosamente a Mariano Rajoy son los agricultores, con un 1,13.

< A Javier Fernández le ponen su mejor nota las viejas clases medias.

< Pablo Iglesias consigue su máxima puntuación en la clase alta/media-alta, igual que Garzón.

< Uno de cada cuatro votos de los obreros no cualificados irán a parar al PSOE.

< Tres de cada cuatro españoles tiene “poca confianza” o “ninguna confianza” en Mariano Rajoy.

36723887_59

< Menos de dos de cada tres votantes socialistas dicen que van a volver a votar al PSOE, que pierde a sus votantes por el “no votaría” (8,4%) o “no sabe todavía” (17%).

< Los votantes de Unidos Podemos siguen prefiriendo más un Estado autonómico como el actual (30,3%) que el derecho a decidir (19,2%).

< Ni entre los votantes de Comú Podem gana el derecho a decidir (33,8%). Prefieren conceder más autonomía a las comunidades (40%).

< Los parados que votaron a Podemos son los que mayor esperanza muestran de encontrar trabajo en el próximo año.

< El 57,9% de las mujeres encuestadas dicen sobre Podemos que “con toda seguridad no le votaría nunca”.

< De los siete encuestados que dicen ganar más de 6.000 euros al mes, dos votaron al PP y uno a PSOE y Ciudadanos.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mi primer día en Interviú

#interviu40

Puede sonar un poco raro, pero ahora que hay que echar la vista atrás para celebrar el #interviu40 me doy cuenta de que he tenido tres primeros días en la revista. Eso si no cuento mi primera gestión para Tiempo cuando era suplemento de Interviú: acababa de decidir ser periodista y abandonar Empresariales y me dejaron hacer una toma de declaraciones por teléfono a la jefa de las Juventudes de UCD de Andalucía (¿era la mujer de Javier Arenas?, ya no me acuerdo). Pero eso no se puede considerar un primer día. Tampoco, algún tiempo después, cuando dejé de colaborar en el Tiempo ya autónomo porque no quisieron publicar un reportaje sobre una mafia entre policías y joyeros, y empecé a trabajar para Interviú a través de María Antonia Iglesias, que era mi redactora jefe en la agencia de noticias OTR/Press.

El primero
Un buen día tuve que acudir a la redacción de Interviú, en la calle Potosí de Madrid. Llegué con un respeto reverencial. Había que bajar unas escaleras y cuando franqueé la puerta me encontré con María Antonia Laparte, mítica secretaria, dando voces mientras la redacción se había dividido en dos en una guerra muy peculiar en la que volaban ceniceros. Me vio el redactor jefe, Ignacio Fontes, y su grito de “estaos quietos, coño” obró el milagro de la paz inmediata. Fontes, luego director de la revista, era un gran jefe de redacción del que podías aprender con poco esfuerzo. Y así tuve mi primer contacto físico con Interviú; ese mismo año me invitaron a la copa de Navidad y tuve otra experiencia: tomar unos canapés con la mujer de portada de esa semana, creo que era Violeta Cela.
Como me fui un par de años al gabinete de prensa de la Seguridad del Estado, no rematé mi relación con Interviú, y hubo que esperar algunos años para tener un nuevo primer día con la revista. Enero de 1997, su director Agustín Valladolid y buen amigo, me invita a una hamburguesa en el Geographic. Yo entonces dirigía la agencia OTR y el boletín de información política Off The Record, y venía de haber pasado en ese tiempo por el periódico El Sol, como jefe de Nacional, La Máquina de la verdad (Tele 5), Código Uno (TVE, subdirector) y La Ley del Jurado (TVE, director). Vamos, que alguna experiencia en gestión de redacciones había tenido. En aquella comida, Agustín me dijo que si quería ir a Interviú, y casi me pedía perdón porque sólo me ofrecía el puesto de redactor jefe. Sabía, porque yo se lo había contado, cuál era mi sueño de joven periodista, trabajar en Interviú, y mi sueldo. Así que no le costó ningún trabajo convencerme.

El segundo
Y llegó aquel 2 de febrero de 1997. Entré en el Interviú de la calle O’Donnell y tuve un gran recibimiento: habían buscado una silla rota y me la habían puesto. Una bonita declaración de intenciones. Mientras María Antonia encontraba una sana, Agustín me fue presentando a la gente y luego me invitó a que me reuniera con los reporteros. Así lo hice y no necesité más tiempo para darme cuenta de que aquella redacción veterana se dividía en dos: un grupo que enturbiaba sus aguas para hacerlas parecer más profundas (siempre me acuerdo de esta cita, pero nunca del autor, lo siento) y otro, la mayoría, que te presentaban sus temas con mucha más modestia y honradez. La reunión fue tranquila hasta que le tocó el turno a Antonio Pardo, un grandísimo reportero muy acostumbrado a ir por libre. Dijo que estaba terminando un reportaje sobre drogas blandas, y me sorprendió que todos los testimonios fueran positivos. Empezó la discusión cuando le dije que buscase a alguien que al menos tuviese dudas de esta bondad de los canutos y similares y como era muy cabezón, empecé a alzar la voz. Agustín, que debía estar más que atento detrás de la pared, entró en la sala de reuniones muy tranquilo y preguntando cómo iba todo. Pardo fue rápido para decir que estábamos hablando sobre un reportaje, le tuve que corregir: estábamos discutiendo y le pedí que entregará su texto que ya encargaría a alguien de que lo completara. No fue agradable empezar a gritos, pero creo que sirvieron para que alguno acostumbrado a marcar su territorio (y no hablo de Pardo), tuviera que asumir que yo era el nuevo redactor jefe. Con la inmensa mayoría del equipo funcionamos más que bien, pero he de reconocer que alguno siguió enturbiando sus aguas todo lo que pudo. Y un poco más.
Tras Agustín llegó a la dirección de Interviú Jesús Maraña, después Teresa Viejo y Manuel Cerdán. Hubo un momento que tuve que salir de la revista para dedicarme, con mucho entusiasmo y agradecimiento, a elaborar suplementos para El Periódico. No era lo que más deseaba, pero me permitió tener una nueva oportunidad de volver a sentir mi primer día en Interviú.

El tercero
Tomé posesión como director un 15 de octubre de 2008. Aunque llevaba toda mi vida anhelando ese momento, me presenté a la redacción sin discurso, con la pierna izquierda bailando salsa y con un extra de emoción porque me empeñé en recordar a los que faltaban, una lista demasiado larga que encabezaba Antonio Asensio Pizarro y que ahora ha engrosado Fiti. Echo de menos a todos y cada uno, incluso a alguno que me perreó demasiado. Bueno, el caso es que mis palabras de presentación no figurarán en la historia de Interviú, aunque también estoy seguro de que todos allí me entendieron, porque todos sabían que las ganas presidían mi tercer primer día en la revista.
Se fueron los directores generales, entré en el despacho en el que había estado en tantas ocasiones como visitante y, casi de inmediato, me acordé de las lecciones de Miguel Ángel Aguilar. Cuando llegó Miguel Ángel a El Sol, me llamó para comer, “tenemos que conspirar”, me dijo. Quiso saber dónde comía la gente de la redacción para no coincidir con ella. “A los periodistas hay que darles el mediodía para que puedan llamar hijo puta a su director, y si estás en la mesa de al lado, no te pueden insultar”. Han pasado 25 años desde aquel almuerzo, pero mantengo la premisa de dar una distancia a la gente por si tiene la necesidad de, por lo menos, criticarme.
El caso es que esa primera tarde, sentado en el despacho, sentí la soledad del director, que no me abandonó en los primeros meses, cuando los mejores amigos que tenía allí y que había ayudado intensamente a llegar a Interviú, pensaron que me hacían un favor si no entraban al despacho. Tardaron algo en darse cuenta de que lo que venía era tan duro, que un buen abrazo me sentaría bien. En cuanto las circunstancias lo permitieron, pude contar con ellos para el nuevo proyecto, pero ese momento lo podría considerar como mi cuarto primer día en Interviú.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La intención de voto en 20 píldoras

El Centro de Investigaciones Sociológicas ha dado a conocer su encuesta preelectoral. Ya nos han dicho quién sube y quién baja, pero me encanta la letra pequeña de las encuestas, y ahí van unas cuantas píldoras de interés, alguna de mucho interés, ya que hay partidos que pretenden llegar a pactos antes de las urnas después de fracasar en la minilegislatura pasada.

322037_59

- Un encuestado socialista y otro del PP, los únicos que creen que la situación económica general de España es “muy buena”. Tres de Podemos creen que es “buena”.
- Los votantes de PP y de Podemos, los más esperanzados en la evolución económica del país.
- Los votantes de Podemos son los que más discuten de política en familia, con amigos y compañeros de trabajo.
- Los votantes del PSOE que se consideran “socialistas” casi triplican a los que se definen como “socialdemócratas”.

PEDRO Y SUSANA
- El PP tiene a un 53,3% de españoles que “con toda seguridad, no le votaría nunca”.
- Uno de cada dos españoles declara que jamás votará a Podemos.
- El que menos rechazo absoluto provoca es el PSOE, con uno de cada tres negándole el voto en cualquier circunstancia.
- En voto directo, en las ciudades de más de un millón de habitantes gana el PSOE, segundo PP y Podemos sería la quinta fuerza política.
- En voto más simpatía, en las ciudades de más de un millón de habitantes gana el PSOE y el segundo es Ciudadanos.

ALBERT RIVERA_2
- Los votantes del PSOE valoran mejor a Joan Baldoví de lo que lo hacen los de IU.
- Los votantes de Podemos valoran bastante mejor a Alberto Garzón (un 6,48) de lo que puntúan los de IU a Pablo Iglesias (un 4,06).
- En intención de voto directo, Podemos cede al PSOE un 6,9% de sus votantes, mientras que hacen el camino inverso un 1,2 de los votantes socialistas.
- IU cede a Podemos uno de cada cien de sus votantes, mientras que el trasvase de Podemos a IU es diez veces mayor (la encuesta fue hecha antes del diálogo Podemos-IU).
- Son más los votantes de Podemos que prefieren “un Estado con un único Gobierno central sin autonomías” que los que apuestan por el derecho a decidir.
- Son más los votantes de IU que prefieren “un Estado con un único Gobierno central sin autonomías” que los que apuestan por el derecho a decidir.
- Podemos sigue dando la mayor diferencia entre sus votantes hombres (60,3%) y mujeres (39,7%).

MITIN DE PODEMOS EN HUELVA
- De las 169 amas de casa encuestadas, 117 dijeron que no votarán nunca, “con toda seguridad”, a Podemos.
- A Pablo Iglesias le valoran tres décimas menos las mujeres que los hombres, justo lo contrario que a Albert Rivera y Pedro Sánchez.
- Un 42,2% de los votantes de Podemos se definen católicos, y un 8% dice irse a misa los domingos y fiestas de guardar.
- En la encuesta sólo hay una persona que admita ganar más de 6.000€ netos al mes, y es votante de Podemos.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Torpezas socialistas

PEDRO Y SUSANAEn política, una de las situaciones más difíciles es saber administrar la derrota. Dicen los sabios que el poder amalgama, que es el mejor cemento para tapar fisuras. Quizás por eso, cuando se pierde, los nervios agrietan el carácter. Y si ya se ve tan lejos la poltrona que ni se aspira a ella, no hay relación que lo soporte. Anda Rajoy intentando evitar la mudanza, Pablo Iglesias convenciéndose de que es el verdadero líder de la izquierda, aunque la izquierda aún no lo sepa, y Albert Rivera entonando el virgencita, que me quede como estoy, implorando a Dios y al diablo que empiece la legislatura porque ha podido salvar cuarenta butacas de entre las llamas.

IGLESIAS Y RAJOY

Y mientras, el PSOE, a lo suyo: intentar magnificar cualquier derrota electoral y poder batir en las próximas elecciones sus peores resultados, que parece siempre el objetivo. No habían empezado los escarceos de campaña y ya todo el mundo había oído que a Pedro Sánchez le apoyaban cuatro y le cuestionaban los otros, los socialistas que gobiernan y que, bajo ninguna circunstancia iban a mezclar su imagen rampante con el hedor a derrota que exudaba su secretario general. Cuando pasó lo que tenía que pasar, se puso en marcha inmediatamente la habilidad socialista para que no se hable de otra cosa que de sus problemas: No pasa nada si Rajoy se ha despeñado y, aún con victoria, no gobernará ni a la de tres; no pasa nada si Pablo Iglesias, pese a haber sabido sumar amigos en las grandes capitales, no llega ni a líder de la oposición; y no pasa nada si Albert Rivera amenazaba con ser extraparlamentario si hubiera durado la campaña un mes más. No pasa absolutamente nada, lo que de verdad interesa a los socialistas es que se vea rápidamente que quienes más han perdido son ellos, que la crisis de los demás es broma, comparada con el puño de plexiglás y la rosa marchita, que si hay un entierro ellos prefieren ser el muerto antes que no estar invitados. Y así están, aspaventando para que no quede duda alguna de que el jefe no manda un pimiento y que, además, es presa de unas desaforadas ganas de tomar La Moncloa. Como si ese no fuera el objetivo de todos los políticos.

ALBERT RIVERA_2

Esas cosas no pasaban con liderazgos fuertes. Me habría gustado ver a algunos en los tiempos de Felipe González, qué habrían hecho cuando el líder quiso aparcar el marxismo en la cuneta de la historia y le dijeron que no, para salir luego a la carrera en su búsqueda pidiéndole que no les abandonara a su suerte. Con lo fácil que es decir públicamente estamos todos con el jefe y luego susurrarle al oído los límites…, pero no, en este régimen catódico que estamos viviendo es mejor informar primero al programa y después ya veremos. Y lo peor de no conseguir los resultados apetecidos es cómo brotan los presuntos sustitutos. Pero sólo en el PSOE, porque pese al destrozo generalizado, nada se ha leído de quiénes van a jubilar a Rajoy, Iglesias y Rivera. Sólo a Pedro Sánchez le salen como setas, que el pobre ya estaba descontado, como dicen los comentaristas de la bolsa cuando no saben explicar por qué sube o baja. Y en esa carrera por hacerse daño, los socialistas miran a sus territorios, donde gente muy solvente se bate el cobre. Es la solución de los desesperados, la que encontró Manuel Fraga cuando se dio cuenta de que más de la mitad de los españoles jamás le votaría. Entonces miró a provincias y encontró a un líder en Castilla y León, al que aupó al generalato. El pobre Aznar tuvo, entonces, dos golpes de suerte: el primero, sacar en sus primeras elecciones dos paupérrimos escaños más que Fraga, porque si bien siguió siendo un menos que modesto resultado frente al poderoso PSOE, no hizo tanto el ridículo; el segundo, estar en el PP, porque si hubiera sido socialista, le habrían jubilado al amanecer de ese lunes.

Garcia Page  REUNIîN DEL SECRETARIO GENERAL DEL PSOE Y LOS DIRIGENTES TERRITORIALES

Lo mismo está pasando en el PSOE ahora, que miran a sus territorios y encuentran políticos más que potables, como Susana Díaz, Emiliano García Page, Guillermo Fernández Vara… Y se creen, con la ingenuidad del futuro perdedor, que cualquiera tiene músculo suficiente para dirigir las huestes esta primavera, si es que un pacto no lo impide. La historia nos dice lo contrario, que ese viaje del extrarradio a Madrid es mucho más duro de lo que parece; a Aznar, el único que lo ha hecho, le costó diez años encaramarse al poder. Si los socialistas apuestan por esos plazos, para entonces estarán negociando con los nacionalistas canarios para poder montar grupo parlamentario propio. Es sorprendente que en la última oportunidad que se dio para liderar al PSOE no apareciera ninguno de los territorios, y sí Pérez Tapia, Eduardo Madina y el propio Pedro Sánchez, ninguno encomendándose a idioma cooficial ni siquiera a acento. Es como si las peleas en igualdad de condiciones fueran para otros, y algunos esperaran en la puerta de la tienda a ver pasar el cadáver de su enemigo.

El PSOE se ha dado en las urnas un guantazo de no te menees. Algo menos de lo que algún dirigente autonómico tenía previsto, a la vista de que la operación derribo no consigue por ahora su objetivo. Pero suficiente para planificar y hacer cosas. Entre ellas no debería figurar la de mover con un palo el gallinero, porque el alboroto no lleva a ninguna parte y lo primero que produce es un daño a las propias siglas de difícil reparación.

Mucho menos si está presente la incertidumbre de que en primavera haya que volver a las urnas. Si en estos primeros días los socialistas más hábiles se han cargado cualquier resquicio de buena imagen de Pedro Sánchez, ¿a quién inmolarán en esa nueva hoguera? Mucho me temo que a ninguno de los barones ni, por supuesto, a la baronesa. Se improvisará a alguien que coseche los peores resultados de la historia del PSOE y que diga que, pese a todo, está satisfecho porque las cosas pintaban peor, justo lo que ha dicho Sánchez después de aguantar un bombardeo por tierra, mar y aire y demasiado fuego amigo, que en eso son maestros los socialistas. Y entonces, alguno se dará cuenta que para ese viaje no hacen falta tantas alforjas.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | 1 comentario

Don Vito y la Gürtel

Todo siciliano sabe que si te acercas al padre de la novia el día de la boda de su hija, está obligado a atender tu petición. Así lo entendió Amerigo Bonasera, que aprovechando que se casaba Connie, la única hija de Don Vito Corleone, le pidió que vengara el ataque que había sufrido su propia hija a manos del novio y de un amigo. El Padrino se enfadó con Bonasera, dueño de una funeraria, porque pensaba que matar a los dos jóvenes era exagerado, toda vez que la hija no había muerto durante la agresión. Pero se encargó del tema con la suficiente contundencia, y le dijo a su amigo que le debía un favor, un favor que algún día le pediría, aunque “puede que ese día nunca llegue”.

Bonasera-Don-Corleone

El que siembra, recoge. El que guarda, halla. Hay un montón de refranes que servirían para entender la estrategia de Corleone, incluso su creencia en que era muy probable que jamás presentase factura por aquella paliza que ordenó dar a dos jóvenes. Pero ese día llegó cuando su hijo Santino, Sonny para los amigos, fue acribillado en un peaje de carretera. Entonces Don Vito llamó a Bonasera para recordarle la deuda, y cuando éste le dijo la frase mágica de “pídame lo que quiera, Padrino”, sólo reclamó que utilizase su mejor maña y dejara el cadáver de manera que lo pudiera ver la madre del muerto. Podía haber exigido cualquier otra cosa más peligrosa o más costosa, que Bonasera lo habría hecho igual, preso de una gran deuda. Pero le resultó sencillo.

 

La verdad es que iba a escribir sobre el caso Gürtel, pero de repente me han venido a la cabeza los personajes de Mario Puzo. ¿Será porque los secundarios de la corruptela llamaban Don Vito al jefe aparente de la trama, Francisco Correa? No creo, porque desde el primer día me dio la impresión de que aquellos bigotes y contables o no habían visto siquiera la película o lo suyo era devoción, porque comparar a uno y otro es, como poco, voluntarioso.

Businessman Francisco Correa arrives at the Valencia Superior Court

No es que fuera a escribir sobre los imputados de la Gürtel, más bien del horizonte judicial. Quizás se me ha ido la imaginación al conocer que el ponente de la futura sentencia será Enrique López, aquel que durante su etapa como portavoz del Consejo General del Poder Judicial se convirtió en el mejor ariete que tuvo el Partido Popular contra la labor legislativa de los gobiernos de Zapatero. Allá donde no se atrevía a aparecer ningún dirigente del propio partido, comparecía el magistrado López para arremeter contra aborto,  matrimonio gay, memoria histórica o para loar la cadena perpetua, que servía para un roto y un descosido.

enrique_lopez

Pese a que no cumplía los requisitos y a que el resto de formaciones se mostraron en contra, Mariano Rajoy cumplió y le llevó al Tribunal Constitucional a empujones y codazos. Fue tal el sufrimiento político para colmar las ambiciones de López, que luego, cuando con toda la naturalidad del mundo se agarró un pedal de padre y muy señor mío y tuvo que dimitir, extrañó que nadie del PP saliera a ponerle a parir, que era lo que se merecía. El caso es que, ya sobrio, perdió los galones para volver, casualidades de la vida, ¡a la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional! Y allí, en tranquila espera a ver lo que llega. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero el concepto de “célula durmiente” me viene en este momento a la cabeza, en dura competencia con los Corleone.

Y llega la penúltima entrega, sentado frente al supuesto Don Vito y con la capacidad de redactar sentencias en modo on fire. Ahora, con el nivel de dispersión que tengo hoy, de lo que me acuerdo es de un reportaje de esta revista, interviú, de hace año y medio en el que, sobre este asunto, alguien decía “en la Sala Segunda (la Penal) tenemos amigos”. Vaya por Dios. ¿Y qué decir de aquella portada en la que descubríamos, hace justo un año, que Bárcenas se conformaba con cuatro años de cárcel? Eso será, don Luis, si así lo decide el tribunal, no se vaya usted a creer todo lo que le llega por sms o lo que ve en el cine.

New Title

He hablado de la penúltima entrega, y no digo la última porque me da la impresión de que el guionista de esta película, el consigliere, tendrá que poner un cierre a la cadena de favores. Aunque lo tenga que escribir en un inglés de Murcia y sin tener muy claro quién es el verdadero Don Vito.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , | 4 comentarios

Lo que me dijo… Zerolo en 2007

El suyo no fue un camino de rosas ni dentro del PSOE. Su forma de ganar visibilidad individual chocaba, posiblemente, con los conceptos de poder político. Pero como nunca renunció a ser como era, consiguió convertirse en el mascarón de proa socialista de las reivindicaciones sociales y, más tarde, en el alma de una serie de avances que quedarán para la historia. Porque la gran suerte de Pedro Zerolo fue coincidir con José Luis Rodríguez Zapatero, que usó el poder que le habían dado las urnas para transformar este país en la dirección por la que luchaba Zerolo.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Pedro Zerolo en 2007. Por un lado, era un hombre triunfador, porque podía poner sobre la mesa un montón de conquistas sociales desarrolladas en los últimos tres años, pero por otro los socialistas habían fracasado en su nuevo intento por recuperar Madrid. La verdad es que no parecía darle mucho margen al desánimo, y sin rehuir las preguntas sobre los malos datos, se entusiasmaba con lo buenos. Eran esos primeros años de Zapatero, según él, una legislatura “arco iris”, y no solo por el matrimonio homosexual, sino porque las grandes reformas habían afectado a multitud de colectivos, como inmigrantes y mujeres. La palabra “igualdad” se desarrollaba en todas las direcciones posibles. Aún faltaban años para que Mariano Rajoy venciera a finales de 2011, pero Zerolo tenía clara una cosa: si gana el PP, España volverá al siglo XX. Juzguen ustedes.

Descanse en paz.

zerolo 2007

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Lo que me dijo… Albert Rivera en 2006

En noviembre hará nueve años que entrevisté a Albert Rivera. Había conseguido unos resultados decentes con su Ciutadans y las preguntas y respuestas fueron valorando el futuro. Un futuro que es hoy. Si ustedes se se olvidan de la fecha, parece una conversación de rabiosa actualidad: si está recogiendo un voto de castigo, si algún día hará campaña en Madrid, sus medidas contra los oportunistas políticos… Es una entrevista que ha aguantado perfectamente el paso del tiempo.rivera nov 2006

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las andaluzas marcan tendencia

No tengo la menor duda de que el día 23 de marzo, el próximo lunes, va a ser muy relevante en la política española. Para entonces habrán hablado los andaluces y el resto de españoles sabremos no sólo cuál es el peso específico real de las nuevas siglas, sino también qué intenciones tiene cada cual. Hasta ahora hemos vivido en un aquelarre de encuestas, a cual más errática. El impacto de las dos principales formaciones que se presentan por primera vez difiere del territorio y de la cocina del encuestador. La suma entre Ciudadanos y Podemos se puede quedar en el 25% que auguran para Andalucía o subir del 40%, que es lo que dicen en el resto de España. Por eso digo que este lunes ya tendremos el primer dato real, más allá de esas elecciones europeas donde cinco escaños en circunscripción única se han traducido en tocar el cielo con la punta de los dedos (o al asalto).

SUSANA DêAZ EN ENTREGA PREMIOS CLARA CAMPOAMOR EN CîRDOBA

Si dejamos los resultados para el final, podemos fijar nuestra atención en qué lugar ha pretendido ocupar cada cual en la carrera electoral andaluza. A Susana Díaz se lo han puesto fácil; el partido que defiende título, el PP, ha colocado a un señor al que no conoce, según el Centro de Investigaciones Sociológicas, uno de cada tres de sus propios votantes. Con esas se ha ido a desgañitar allí Rajoy, apadrinando a un perdedor vocacional que no ha dado muestras de tener mucho empuje callejero. Díaz no ha tenido más remedio que competir contra el presidente del Gobierno, algo que le ha venido como anillo al dedo porque el resumen es que desde donde más han ninguneado a Moreno Bonilla, que así se llama el candidato conservador, ha sido desde La Moncloa, considerando que era incapaz de dar un paso en solitario. Rajoy le ha vendido como alguien capacitado para gestionar, olvidando que en democracia gestiona quien deciden los ciudadanos, esto no es cosa de headhunters. Por acabar con los que tenían asientos en el Parlamento andaluz, a Maíllo le han atropellado las elecciones y se ha quedado sin el plus con que contaba de romper él personalmente el pacto de gobierno con el PSOE. Ahora no sabe con quién tiene que pelear, si con los socialistas, a los que debería intentar robar votos, o con los de Podemos, vía por la que se desangra Izquierda Unida.

MORENO PROMETE PLAN INTERNACIONALIZACIîN Y BONIFICAR IMPUESTO HIDROCARBUROS

Respecto de los emergentes, ha sido muy curioso comprobar que Podemos tiene la misma estrategia para San Telmo que para La Moncloa: reconocer la existencia de un único contrincante, los demás son relleno. Llama la atención que una formación nacida hace cuatro días para luchar contra el bipartidismo, abrace hoy con tanto entusiasmo la grandeza de que sólo sean dos en la disputa y que ningunee con desparpajo a cualquier minoría. Lo ha repetido su candidata, la gaditana Teresa Rodríguez, para quien el debate real en Andalucía era el suyo con Susana Díaz. Y a Maíllo, que le vayan dando.

ACTO PòBLICO DE IU EN EL PALACIO DE CONGRESOS DE JAƒN

El caso de Ciudadanos es muy curioso. En el PP presienten que su sangría prevista de votos irán a parar en gran medida a esta formación, a Ciutadans, según la han llamado en un intento de recordar su origen catalán sin que sepamos, de momento, si el mensaje tiene algún efecto entre el electorado de derechas. Lo que sí parece claro es que Albert Rivera (y no Alberto, como recuerdan los de Moreno Bonilla) da por bienvenido todo lo que llegue de ese caladero, pero su pesca está en otro sitio: Podemos. Es curioso, pero quizás Ciudadanos sea quien mejor ha interpretado que en este muy electoral 2015 hay un voto cabreado, de castigo a lo existente, del que se nutre su formación. Eso no significa que no tenga que preparar programa y candidatos, aunque sean desconocidos, pero Rivera es consciente de que su voto es anti, y en ese territorio compite con Pablo Iglesias. Y volvemos a las cuentas del Gran Capitán: ¿cuánto voto cabreado hay en Andalucía, el 25% o menos? Y ¿cuánto voto cabreado hay en España, el 40% o más? ¿Se lo repartirán todo entre Podemos y Ciudadanos o quedará algo para UPyD? El lunes empezaremos a saberlo.

MITIN DE PODEMOS EN HUELVA

Otro aspecto de mucho calado que queda pendiente para los próximos días son las intenciones poselectorales de todos los partidos. Un tema nuclear para que el resto de los españoles sepamos qué nos espera en el futuro inmediato. Susana Díaz ya ha dicho que ella no piensa pactar con nadie, pero si Pitágoras llama a su puerta y la dice que hay que sumar, veremos entonces por dónde se inclina, y si antes pide opinión a Pedro Sánchez. A partir de ahí, todo es un misterio guardado en un arcano.

Andalusia's regional government president and Socialist Party (PSOE) candidate, Diaz, and opposition Popular Party leader (PP), Moreno Bonilla, shake hands next to opposition United Left leader (IU) Maillo pose for pictures before a televised election deb

Podemos se va a tener que retratar, al margen de discursos electorales. ¿Va a usar su voto para intentar que cambien las cosas en el nivel de representación que hayan decidido los andaluces o, como parece, jugarán la baza de dificultar, si no impedir, la gobernabilidad de Andalucía? Es importante que todos sepamos si las listas futuras de Pablo Iglesias son una apuesta por la transformación o por convertir el panorama político en irrespirable en caso de que no ganen ellos.

Y en este asunto lo tiene complicado Ciudadanos. Si sus votos son suficientes para garantizar un gobierno socialista, se encontrará ante una difícil disyuntiva. Si apoya la gobernabilidad, tiene urgentemente que tejer un nuevo discurso sobre los beneficios sociales de la estabilidad política y el compromiso de Ciudadanos con ella, pero partiendo de la base de que sus votos del cabreo no tienen por qué estar enfocados a eso. Me consta que Albert Rivera preferiría que pasara de él ese cáliz y no tener que enseñar la patita tan pronto. Pero es otro de los efectos del anticipo electoral en Andalucía, que no va a poder colocarse de perfil.

ELECCIONES ANDALUCêA

Las elecciones andaluzas, sin duda, van a marcar tendencia en el resto de España. Y los que no hemos nacido ni vivimos allí debemos estar agradecidos a Susana Díaz, que con su decisión de adelantar la cita nos permite no votar del todo a ciegas en mayo ni en diciembre. Para entonces todos habrán quedado retratados.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Lo que me dijo… Tomás Gómez en 2008

“Me da igual quien ponga el PP en Madrid. Nosotros vamos a ganar las elecciones en 2011 y Madrid volverá a ser lo que no debía de haber dejado nunca de ser: una referencia no solamente en España, sino a nivel internacional”. Esos eran los deseos de Tomás Gómez, entonces secretario general del Partido Socialista de Madrid, en octubre de 2008. Cumplía un año en el cargo después de que Ferraz pidiera a su antecesor, Rafael Simancas, que diera un paso atrás  como única posibilidad de derrotar a Esperanza Aguirre.

Con aquella fórmula se pretendía dar toda una legislatura a Gómez para que consolidara su candidatura. Pero consolidado o no, lo cierto es que en las siguientes elecciones el Partido Popular revalidó la mayoría absoluta y él se quedó al frente de la oposición. En las siguientes generales los socialistas madrileños pasaron de tener el 40% de los votos, a quedarse en el 26%. Un desplome que se escondió entre la debacle del PSOE a todos los niveles. Pero en las últimas europeas no se llegó siquiera al 19%: en apenas cinco años, el PSM había perdido un millón de votantes del 1,4 que tenía. En los últimos tres años, el número de votos se había reducido a la mitad.

En fin, que ahora la fórmula ha cambiado y el equipo de Pedro Sánchez quiere, por lo menos, que se pueda jugar el partido sin salir derrotado antes del pitido inicial. Yo, por si acaso, adjunto aquella entrevista y dejo un enlace a otra posterior, realizada por Juanjo Fernández, en la que Tomás Gómez tiene claro el sistema de elección del candidato: Será “la dirección federal, en ese encuentro con la dirección de Madrid, escuche nuestras razones y finalmente tome una decisión”. Dicho quedó.

gomez oct 2008

 La entrevista de Juanjo Fernández haciendo click aquí.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario