Alberto Contador no es negro ni futbolista

Es uno de los mejores deportistas españoles, esperanza segura de triunfos y medallas, igual que la atleta Josephine Onyia. Alberto Contador dio positivo por clenbuterol en su orina, como Josephine. Le cayeron a dos años de sanción, como a Josephine. Y aquí terminan los parecidos. Alberto Contador es blanco, español de nacimiento. Josephine Onyia es negra, nació en Nigeria y es española de adopción. Rodríguez Zapatero no medió en favor de Onyia, pero sí de Contador (aunque lo hiciera de forma torpe y contraproducente). Y los periodistas, pocos, que se atreven a escribir algo que no sea una soflama pro Contador, son verbalmente lapidados. Nos ha pasado esta semana. Nos tiramos días, con nuestro limitado inglés, traduciendo el laudo del TAS, el tribunal que sancionó dos años a Contador por dar positivo en un control antidopaje del Tour de Francia 2010. Allí vimos que un ex compañero y un ex masajista afirmaban que el campeón español se dopaba en 2005. También, los argumentos de la defensa de Contador y los de la acusación, que finalmente triunfaron. Leímos sobre solomillos, suplementos vitamínicos y hasta detectives privados. Y lo contamos. No sabemos si Contador se dopó o no. Solo decimos lo que se debatió en ese tribunal y lo que se investigó en aquel sumario.
El lunes interviú llegó a los quioscos y esa tarde nosotros hicimos nuestra sección de Territorio Negro con Julia Otero sobre esa historia. Empezaron los insultos. Con una pasión que ni en los casos de terrorismo, asesinatos o secuestros de niños nos hemos encontrado. Y era inevitable pensar en los guiñoles franceses. España tiene un problema con el dopaje, parece obvio, pero no lo queremos ver. En la operación Puerto había más de 50 ciclistas. Los mejores extranjeros, de Ulrich a Basso, fueron sancionados en sus países. El único español sancionado, y posiblemente el que menos tenía que ver, fue Alejandro Valverde. La bolsa con su supuesta sangre en poder de Eufemiano Fuentes salió de España aprovechando las vacaciones del juez y llegó a Italia, donde sí la analizaron y sí le sancionaron.
Los politicos se hacen fotos con los deportistas y ganan votos con ellos. No interesa ver más allá. Quien denuncia dopaje, acaba perseguido y teniendo que dejar el pueblo. No es el Oeste, es España, paraíso, hoy todavía, del dopaje, le duela a quien le duela. Y seguiremos escribiendo de ello, porque algunas personas -las menos, es cierto- nos han animado.
Y dicho esto, Alberto Contador no es negro, como Josephine Onyia, pero tampoco es futbolista. Si fuera futbolista, le harían muchos menos controles antidopaje, le avisarían antes de hacérselos (en España a dos jugadores de cuatro equipos de primera divisón después de cada jornada). No tendría que mantener impoluto el pasaporte biológico, ni informar constantemente de dónde está entrenando o simplemente descansando para evitar cualquier sanción (imaginemos que si el Madrid no supiera donde está Ronaldo durante tres días, se le quitaran los títulos). Se persigue con saña al ciclismo, también últimamente el atletismo y se prefiere dejar hacer un poco en el tenis y sobre todo en el fútbol. Es lo que hay. Y nosotros solo lo contamos.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Casper no es Al Capone

Eloy Velasco, titular del Juzgado Central 6, llevaba varias horas interrogando a Ángel Suárez Flores, Casper, uno de los hampones más populares de España, responsable del robo de la colección de arte de Esther Koplowitz. El delincuente tenía que responder al juez sobre una retahíla de delitos –secuestros, torturas, tráfico de drogas, blanqueo de dinero…– que le mantienen en prisión. Pero Casper no daba una sola respuesta clara. El magistrado, con la información que le habían facilitado los agentes de la Udyco Central, preguntaba a Suárez Flores sobre robos de droga, secuestros a empleados de puertos, torturas que incluían mutilaciones de extremidades, préstamos millonarios sin papeles por medio reclamados a las bravas… Eloy Velasco decidió hablar aún más claro:
– Da la sensación de que usted presta dinero en efectivo y sin papeles a traficantes de droga…
– Eso es una sensación que usted puede tener…
– Pero estoy equivocado.
– Si lo hubiera vivido usted al mismo tiempo que lo he vivido yo, cuando ve a una persona como Manuel Pérez Galisteo, con la buena cara, la buena gente que es y le trae todas las escrituras legales del notario y se las pone encima de la mesa.
Según las investigaciones de la Brigada de Crimen Organizado de la Udyco Central, Casper prestó 230.000 euros a Pérez Galisteo con la idea de financiar una operación de tráfico de drogas. El dinero desapareció –la policía cree que se lo llevó un socio marroquí de Pérez– y Casper se lo reclamó de una manera peculiar: se instaló en su casa y amenazó a toda su familia, llegando a decirle que si era necesario prostituiría a su mujer y a sus hijas para saldar la deuda. Manuel Pérez denunció a Casper y éste fue detenido con una pistola en el coche, cuando viajaba hacia su casa para reclamarle de nuevo el dinero.
La declaración judicial de Ángel Suárez está llena de perlas de este tipo. Cuando el juez le preguntó por uno de sus hombres de confianza, Juan Berzosa, que permanece en prisión, acusado de casi tantos delitos como su jefe, salió el padre –cinco hijos– y abuelo –tres nietos– que hay también en todo hampón:
– Es un chaval joven un poquito abandonado por los padres, que se queda bastante solo y un poco dependiente de las drogas, en el cual yo he adoptado una postura un poquito paterna al aconsejarle constantemente.
Casper negó ante el juez ser el autor de los volcados –robos de droga a traficantes– que le atribuye la policía. Y lo hizo con sentido del humor:
– Me dicen que usted robó en Algerciras otro contenedor con droga, el de la madera de Bolivia.
– Pues le voy a decir una cosa, señoría. Mire, como usted bien sabe, estoy acompañado constantemente por la policía y yo no me llevé ningún contenedor debajo del brazo ni en Algeciras ni en Alicante ni en Valencia…
– ¿No ha robado usted?
– Me llamo Ángel Suárez, no soy David Copperfield, no me lo llevo así ¿sabe? –y acompañó su gesto, según testigos del interrogatorio, con un chasquido de dedos en el aire.
Las preguntas de su letrado, Óskar Zeín, fueron otra oportunidad para el lucimiento de Casper, que dijo que lo más peligroso que se le ha intervenido en los últimos años es un bate de béisbol de su hijo pequeño que llevaba en el coche. El abogado, para intentar desmontar la acusación de asociación ilícita, le preguntó expresamente:
– ¿Ha dirigido usted en algún momento alguna banda o algún grupo de personas?
– Mire, yo soy una persona de mucho carácter y tengo un carácter muy mandón, pero yo no dirijo ninguna banda organizada de delincuentes.
Al final del interrogatorio, tras el turno de los letrados, el juez Eloy Velasco decidió preguntar a Suárez sobre una cuestión surgida en las preguntas que le hizo su abogado. Casper dijo que ganaba mensualmente entre 8.000 y 14.000 euros.
– Repítame cuánto gana usted al mes.
– Entre 8.000 y 14.000 euros.
– Pues fíjese, la Agencia Tributaria dice: “Ejercicio 2008, percepciones laborales brutas confesadas por usted: 8.881,24 euros”
– Pero, señoría, si salí de la cárcel en marzo de 2008…
– Sigo si quiere y le digo 2009: 2.000 euros. No se parece en nada a una persona que gana 8.000 euros al mes confesar a Hacienda ganar 2.000 al año y, si quiere, ejercicio 2010: según mis datos, 24.000 euros. Ya se podía acercar a 2.000 euros al mes, no a 10.000 que dice usted… ¿Dónde están los 8.000 restantes? ¿Por qué presta usted dinero en efectivo?
– Le voy a explicar una cosa, señoría…
– ¿Es que no declara usted a Hacienda todo el dinero que gana?
– Es posible, señoría.
– ¿Es posible que defraude usted a Hacienda?
– Algo sí, señoría.
– Pues vamos a añadir una imputación más contra usted.
Esa imputación es la menos preocupante para Casper, que sigue en prisión, no como Alfonso Capone –que fue encarcelado por defraudar al fisco–, sino por secuestros, torturas y tráfico de drogas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Interviú es una casa de citas; El Mundo, no

Reportaje publicado en Interviú en abril de 2011.

No nos gusta entrar en peleas de periodistas: a ver quién la tiene más grande –la exclusiva–, a ver quién es más aguerrido, o mejor investigador –nosotros nunca nos hemos considerado investigadores, solo periodistas–. Pero siguiendo a Groucho Marx,“nunca olvido una cara, pero con la suya haré una excepción”–, vamos a contar un caso real ocurrido esta semana y que ilustra cómo anda la profesión, o algunos profesionales.
El 16 de febrero, a las 19.08, una redactora de la sección de Documentación del diario El Mundo escribió a nuestros compañeros de archivo un mail pidiendo un reportaje publicado en Interviú en abril de 2011 del que sabía hasta el título: “estaríamos interesados en recibir en pdf el reportaje publicado en la revista Interviú el 18/04/2011 titulado Caso Gürtel: se busca a PAC”. Aquella historia, firmada por Enrique Morán, hablaba de un enigmático PAC que habría cobrado comisiones de la trama corrupta Gürtel y contábamos el informe de la policía donde se decía de él que era “una persona con gran capacidad de influencia” y “relacionado” con los altos cargos del PP que habrían cobrado, desde Luis Bárcenas hasta Jesús Merino.

Obviamente, enviamos el reportaje a los compañeros de El Mundo. Es casi uno de esos códigos de conducta no escritos entre la profesión. O eso pensábamos. De hecho, el lunes 20, en Interviú publicamos un artículo sobre orgías en Lugo y citábamos al diario El Mundo como el que destapó las acusaciones contra el ministro Blanco. Y al día siguiente, el martes, 21 de febrero, la portada de El Mundo, firmada por Antonio Rubio, anunciaba que un informe de la policía investigaba al tal PAC, “una persona con gran capacidad de influencia” y detallaba los cobros de políticos del PP que ya habíamos contado. Leímos y releímos el texto y no salía una sola mención a aquel viejo reportaje de Interviú. El Partido Popular y el partido de Álvarez Cascos (Foro Asturias) dijeron que la información ya había sido publicada.

Ilustración de la información publicada por El Mundo el 21 de febrero.

El diario La Nueva España aseguró al día siguiente que fuentes policiales y de la Audiencia Nacional les habían confirmado que se trataba de una información ya publicada en Interviú y posteriormente el diario El País.
Primero pensamos que El Mundo había olvidado citar el reportaje que su periódico pidió –imaginamos que para documentarse–. Luego, un amigo, veterano en esto de tratar con las tres p (periodistas, prostitutas, policías), nos lo explicó: “vosotros sí citáis vuestras fuentes, debe ser por eso que algunos dicen que en Interviú sois una casa de citas; pero El Mundo no; y a eso le llaman, algunos, periodismo de investigación”.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

El peligro de ser abogado

Contamos esta semana en Interviú que el pasado mes de diciembre, unos sicarios se presentaron en el despacho del abogado Óskar Zeín con una granada, una bala de gran calibre y unas imágenes de cadáveres desmembrados reclamándole una deuda de siete millones de euros que había contraído uno de sus clientes, Ángel Suárez Flores, Cásper. Afortunadamente, las amenazas de los sicarios no se han cumplido y Zeín y su despacho siguen intactos, aunque, eso sí, el letrado ha decidido abandonar la defensa de Cásper.
Y es que en los últimos tiempos, ser abogado penalista y defender a según qué clientes es una profesión de alto riesgo. Rafael Gutiérrez Cobeño, letrado de la familia Peña Enano –históricos líderes de Los Miami, ahora enfrentados a muerte con los López Tardón–, fue asesinado a tiros a las puertas de su despacho en 2005. El crimen continúa sin esclarecer. Tres años después, en 2008, Alfonso Díaz Moñux, abogado de numerosos narcotraficantes y que había llegado a representar al mafioso ruso Kalashov, fue tiroteado en presencia de su pareja, la abogada Tania Varela, que había sido novia de David Pérez Lago, narco e hijo de Esther Lago, la mujer de Laureano Oubiña. Cuatro sicarios fueron detenidos por este crimen, del que sigue sin conocerse el inductor.
A estas muertes se suman los letrados que en los últimos tiempos han sido detenidos por, presuntamente, traspasar los límites que establece el derecho a la defensa. Roberto Rodríguez Casas –abogado de Lauro Sánchez Serrano– y Arturo García Hernández –relacionado con Álvaro López Tardón– son los últimos ejemplos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Mejor perseguir a los que roban bolsos”

La cacería contra las personas que investigaron la trama Gürtel de corrupción continúa. Conozco a algunas de esas personas y doy fe de la cantidad de horas que han dedicado al asunto, muy por encima de sus sueldos y de sus familias. No voy a hablar aquí del juez Garzón, que tiene suficientes abogados y paladines, casi tantos como inquisidores. Pero sí de algunos policías, sobre todo de uno, Juan Antonio González, el que fuera comisario general de Policía Judicial.
González no ha buscado nunca las cámaras ni ha hecho política. Es un madero a la antigua, un profesional, el tipo que, con su gente, cogió a los asesinos de Anabel Segura, por ejemplo, o a Luis Roldán. Alguna vez, impresionado por la cacería desatada contra él por el caso Gürtel se le ha escuchado decir: “en este país hay que perseguir solo a los que roban bolsos a las ancianas o carteras en la puerta del Sol”. A González, jefe de una investigación que, además de provocar la caída de numerosos políticos corruptos en Madrid y Valencia, ha recuperado para el Estado español, entre otras cosas, 27 millones de euros en Suiza y Estados Unidos, le acusaron de corrupción y Asuntos Internos investigó su vida, sus cuentas y las de su familia durante dos años. Nada.
Un concejal de Majadahonda llegó una tarde con unas grabaciones que había realizado a la trama. Eran dinamita. Mucho más que trajes. 120 millones de euros en contratos, sobornos, viajes pagados, fiestas con prostitutas… Así empezó la investigación de la Gürtel. La investigación que, algunos manipuladores mediante, ha acabado por darse la vuelta. Hoy, la Comunidad Valenciana está en quiebra. Ni los dirigentes del PP defienden la era Camps.
En algún pasillo, a González también se le escuchó decir: “si viene otra vez ese tío con las grabaciones, le doy una patada en los huevos y lo mando a casa”. Los que le conocemos sabemos que, pese a todo lo que ha pasado, el comisario González no lo haría, nunca lo haría. Porque es un madero, y de los buenos. Se llama Juan Antonio González e intentó luchar contra la corrupción y la delincuencia económica que arrasan España. Mientras le han dejado.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Jefes de prensa

Viñeta de Mulet. http://rincontopo.blogspot.com


Los periodistas tenemos que lidiar casi a diario con los gabinetes de prensa.También los que nos dedicamos a esto de los sucesos. Policía, Guardia Civil, Ministerio del Interior, policías municipales, Tráfico, Instituciones Penitenciarias… Todas las entidades con las que tratamos en nuestro trabajo cuentan con esos departamentos de prensa y comunicación, que forman un universo peculiar, tan peculiar como los organismos para los que trabajan. Me intentaré explicar.
Hay gabinetes de prensa formados por agentes o funcionarios del cuerpo que corresponda; policías en el de la policía, guardias en el de la Guardia Civil y así sucesivamente… En los gabinetes civiles hay funcionarios o periodistas que han accedido de una u otra forma a la plaza. Eso, en cuanto a su composición. Sus funciones, sobre el papel, están claras: difundir el trabajo que haga su cuerpo o institución y facilitar el trabajo de los periodistas, es decir, intermediar –por ejemplo– entre un reportero y el responsable de la unidad policial que ha hecho una brillante operación anti-drogas sobre la que el periodista quiere más información que la que ofrece la, por lo general, escueta nota de prensa.
Los jefes de prensa están obligados a mantener un muy difícil equilibrio entre la lealtad a la entidad a la que pertenecen y que les paga y los intereses de los periodistas. Eso lo sabemos todos los profesionales de la información, que conocemos bien la idiosincracia de estos departamentos y que convivimos con la mayoría de ellos respetándonos y colaborando… en la medida que se pueda. A veces, el varapalo es inevitable, la exclusiva revienta la rueda de prensa prevista para el día siguiente y se pone en evidencia que los intereses de unos y otros son difíciles de conciliar.
Como entre los periodistas o entre los policías o entre cualquier colectivo, hay jefes de prensa malos, regulares, buenos y unos pocos excepcionales. Excepcionales por su visión periodística aún estando al otro lado, por la agilidad con la que tramitan las peticiones de los medios, por la profesionalidad con la que mantienen el equilibrio entre la lealtad a su institución y la colaboración con los periodistas, por la habilidad para parar los golpes y por la deportividad para encajar los que son justos, por la capacidad de entresacar lo mejor del trabajo que hace su organismo y darlo a conocer, por su sentido de la justicia para no favorecer a uno o a otro medio al margen de su adscripción ideológica… Créanme. Hay muy pocos jefes de prensa así. Una de ellas llevaba dos décadas prestando unos magníficos servicios a la Administración –fuese del color que fuese– y a los periodistas con honestidad y profesionalidad. La han despedido. La Secretaría General para la que trabajaba es hoy un poco peor.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Sangre y semen. Dos preguntas

“Hijo, ¿no te cansas de hacer asesinatos?” Cuando pasaba unos días de descanso en Gijón, mi madre aprovechaba algún descanso en Tómbola para preguntarme qué tal me iba por Madrid. Además de animarme a tener paciencia con Manuel Marlasca“se nota que te quiere mucho”–, no entendía mi pasión por el periodismo de sucesos. Nunca supe qué contestarle.

Lo mismo me ocurrió tiempo atrás, hacia el año 1996, cuando un director de un programa de televisión al que llamábamos El Churrero, nos exprimía a ritmo salvaje en busca de sangre y semen para nutrir un reality show. Una tarde acabé en una ciudad del norte buscando a una chica violada. Ni la chica ni su familia querían saber nada de la televisión ni de la prensa. En algún pasillo de algún juzgado alguien me dejó ver la dirección de la casa familiar y hasta allí me acerqué con otro compañero. Llamamos a la puerta y nos abrió un señor en bata con la edad de mi padre y aire muy triste. En el salón las voces de la televisión narraban un partido del Barça, en el que jugaba Iván de la Peña. Como pude, le dije a aquel hombre que habíamos irrumpido en su casa para contar la historia de su hija violada, que había que hacer justicia… Todos los tópicos falsos para que entrara al trapo.

El hombre me escuchaba con paciencia. Una chica joven, enseguida supuse que su hija, estaba haciendo la cena en la cocina y se asomaba de cuando en cuando al salón. De pronto, el señor me dijo que no saldría en televisión y me contó: “mi mujer no pudo superar la violación de la niña y se tiró por la ventana. Ahora quedamos ella y yo. No voy a salir.”

No pude insistir y me quedé en silencio. Ni siquiera el miedo al paro valía aquello. Le pedí disculpas y nos levantamos. Al llegar a la puerta, el hombre se despidió con toda la educación del mundo y en voz baja me dijo: “pareces buena persona, ¿por qué te dedicas a esto?” Tampoco contesté.

Esto, los sucesos, la sangre y el semen, pueden hacerse bien o mal, como casi todo, pero es la parte del periodismo más viva, o al menos donde encontré menos intereses bastardos y políticos (hasta el 11-M, pero esa es otra historia) y más héroes de verdad. Así que por eso sigo aquí, intentando no hacer demasiado daño, trabajando con material muy sensible, conociendo las pesadillas de las personas, sus peores días. Por eso y, supongo que por algo de vanidad, por dinero, y, al final, porque no sé hacer otra cosa.

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios

Mentiras que nadie desmontó

Hoy se ha cerrado el penúltimo capítulo del asesinato de Marta del Castillo. La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 20 años de cárcel a Miguel Carcaño y ha absuelto al resto de los implicados: Javier Delgado, Samuel Benítez y María García. El fallo es un golpe más para la familia de Marta, pero la consecuencia lógica después de una cadena de errores y omisiones que comenzó el mismo 24 de enero de 2009, el día que desapareció la joven sevillana. Cuando las cosas se hacen mal desde el principio, es muy difícil que se arreglen a estas alturas del procedimiento, cuando los encargados de redactar la sentencia solo pueden atenerse a las pruebas recogidas durante la instrucción y a lo escuchado en las sesiones del juicio.

En este caso fallaron todos. En las primeras horas de investigación, la policía anduvo errática. Señaló pronto como primer sospechoso a Miguel Carcaño, pero en una primera inspección ocular hecha en su casa no se hallaron restos biológicos, que en una más minuciosa sí aparecieron. Surgieron las desavenencias y hasta los celos entre unidades distintas y mientras, a Carcaño le interrogaban agentes distintos. La coordinación de la búsqueda fue insuficiente e incluso provocó roces entre Policía y Guardia Civil. Hasta se echó de mala manera a unos perros holandeses especializados en encontrar cadáveres bajo el agua. Aún con todo eso, la policía logró arrancar la confesión de los principales implicados que publicamos en Interviú. Aquella primera versión, coherente, hecha por separado y compatible con las pruebas halladas por la policía científica, fue pronto alterada por unos y otros, que comenzaron a hacer la guerra por su cuenta, bien asesorados por sus letrados.

La peculiaridad de que los mismos hechos fuesen vistos por dos tribunales –El Cuco fue juzgado por un juzgado de menores– ha posibilitado dos sentencias que en algunos extremos con contradictorias, como en la implicación de Samuel Benítez. Pero en el proceso del menor hubo gravísimas negligencias de la Fiscalía y de la acusación particular: ni unos ni otros llamaron a declarar a Carcaño –que ya había implicado en el asesinato a su amigo en el procedimiento de los mayores–, una omisión que está recogida en la sentencia que condenó a dos años y once meses al menor y que hizo ese brindis al sol condenado al chico a pagar el dinero gastado en la búsqueda de Marta, dislate que no ha repetido ahora la Audiencia de Sevilla.

Imaginamos el insoportable dolor de la familia de la joven sevillana, que hoy mismo pedían a la policía que buscasen a la chica en un arroyo inspeccionado por su abuelo. Pero esa indignación no debe ocultar la realidad: no había pruebas para condenar al resto de procesados y ellos, como acusados, tienen todo el derecho del mundo a mentir. El trabajo de la administración de Justicia en todos los niveles es echar abajo esas mentiras.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

‘El Chele’ y CSI

Esta semana contamos en Interviú que Juan José Ramos Amador, alias El Chele, el tipo que secuestró a dos niños el verano pasado en Torrelaguna, es también el autor de la agresión sexual a una niña de ocho años cometida en Madrid en 1999. El ADN le ha delatado. Y eso que El Chele se esforzó en borrar cualquier rastro biológico de la atrocidad que le hizo a la niña de diez años a la que tiró en un pozo de doce metros de profundidad, junto a su hermano, de ocho años. Los agentes del Emume, del Grupo de Homicidios y de Criminalística de la Comandancia de la Guardia Civil tuvieron que acudir varias veces hasta la inmunda caseta escenario de los hechos para hallar ese milagroso resto molecular en forma de doble hélice, que finalmente encontraron en una sucia manta.

“CSI nos ha hecho mucho daño”. La frase nos la repiten con frecuencia los investigadores: “los malos ya sabían que no tenían que dejar huellas y por eso se ponen guantes, pero desde que la televisión emite esas series, hasta el más tirado, como éste, se preocupa de no dejar ni rastro”, me decía hoy mismo una de las responsables de la captura de El Chele. Ramos Amador tiene el perfil criminal de un depredador sexual de menores: se lleva a los niños mediante trampas o cebos –“os voy a enseñar unos perritos”–, consuma sus actos mediante amenazas de muerte y es capaz de dejar morir a sus víctimas si es necesario, como hubiesen muerto los dos hermanos de Torrelaguna si hubiesen tardado unas horas más en ser encontrados. Desde 1997, cuando salió de la cárcel tras pasar diecisiete años cumpliendo una condena por un delito sexual, solo se le han podido acreditar los dos secuestros de las niñas, el del pasado verano y el de 1999. Muy poco para un tipo de esas características. “Ha cometido más delitos, estamos seguros, pero hay que demostrárselos y va a ser imposible”, nos decía uno de los artífices de su detención. De momento, y gracias al minucioso trabajo de los agentes de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid, los jueces tienen herramientas para sentenciarle a una larga condena.

El CSI de la tele ha hecho mucho daño, pero el de verdad ayuda y de qué manera a los investigadores. Y, créanme, poco tienen que ver en medios y en personal el capitaneado por Grissom con el de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. Cuando a su responsable se le pregunta si ha llegado alguna compañera como Catherine o Sara, dice con sorna: “Ya estoy yo aquí”, señalándose la tripa… De momento, efectivamente, con él ha sido suficiente para encerrar, no solo a El Chele, sino a muchos otros.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | 1 comentario

Pareja de hecho

Nacimos separados por 53 días y 480 kilómetros de distancia, pero el destino unió nuestros caminos profesionales en una redacción de periódico hace 21 años y hace ya mucho que escribimos juntos en Interviú historias de policías, guardias civiles, delincuentes… Lo que llaman nota roja al otro lado del Atlántico y crónica negra por estos pagos. Somos pareja de hecho –Pope y Charly para unos, Zipi y Zape para otros…–, pero no mantenemos relaciones, aunque algunos nos han señalado ya como la pareja más estable del periodismo español. Nos puedes encontrar también en Espejo Público (Antena 3) y en Julia en la Onda (Onda Cero).
Interviú nos permite lo que ahora solo está al alcance de unos pocos compañeros: contar en papel –satinado, además– historias. Para eso nos hicimos periodistas y es lo que hoy, muchos años y miles de historias después, nos sigue gustando. A partir de ahora, también podremos contar nuestras historias en este blog, un espacio que nos encantaría compartir con vosotros: enviad comentarios, dudas, preguntas, críticas, sugerencias… Nada será utilizado en contra vuestra y nosotros hace ya tiempo que perdimos el derecho a permanecer en silencio. Bienvenidos.

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios